Funcionarios de CorpoGuajira se encargaron de recibir el mono y llevarlo a las dependencias de la entidad en el municipio de Dibulla.
Funcionarios de CorpoGuajira se encargaron de recibir el mono y llevarlo a las dependencias de la entidad en el municipio de Dibulla.

‘Pepa’, como fue bautizada por los moradores de esta zona de la ciudad, es un ejemplar de tres años de edad que se encuentra en buen estado de salud. Próximamente será liberada en su hábitat natural.

Funcionarios de CorpoGuajira, con un sedante lanzado con una cerbatana, lograron el rescate de un mono aullador, que recorría las casas y establecimientos comerciales del centro histórico de la ciudad de Riohacha.

Se trata de quien fuera bautizado por los moradores de esta zona de la ciudad, como Pepa; ejemplar de tres años de edad que se encuentra en buen estado de salud, según lo explicó Germán Sánchez Ariza, médico veterinario de CorpoGuajira.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Luego de varios intentos utilizando trampas y otros mecanismos, pudimos rescatarla aplicando todas las medidas de seguridad. Una vez el sedante comenzó a hacer su efecto, hicimos un seguimiento por varios techos para poder acceder a ella. Las valoraciones iniciales nos indican que está muy saludable y en excelentes condiciones”.

Funcionarios de CorpoGuajira se encargaron de recibir el mono y llevarlo a las dependencias de la entidad en el municipio de Dibulla.Adicionalmente, manifestó que fue trasladada al Centro Agroecológico de Jeréz, en donde CorpoGuajira adelanta procesos de recuperación de fauna silvestre incautada, “allí tenemos dos monos más; esperamos conformar un grupo con cinco o seis animales para que puedan conformar una manada que les garantice una mejor supervivencia al momento de la introducción a su hábitat natural en las estribaciones de la sierra nevada”.

Conforme a lo señalado por el funcionario, es muy probable que ‘Pepa’ haya sido una víctima más de la comercialización de fauna en La Guajira, “esta es una de las teorías que tenemos, que haya sido comprada en alguna de las vías del Departamento en donde grupos de personas se dedican a esta actividad, para luego tenerla como mascota en una residencia de donde muy seguramente se escapó”.

Por su parte, los residentes de la zona experimentaron sentimientos encontrados ya que mientras muchos la protegían, otros se mostraban incómodos porque se comía las frutas de sus árboles. Sin embargo, todos estuvieron atentos y colaboradores a los operativos de su rescate.

CorpoGuajira hace un llamado a la comunidad para que no participe en la compra y venta de especies de fauna silvestre y a que denuncie toda conducta que vaya en detrimento del medio ambiente en las líneas verdes 311 653 3704, 311 686 5392 o 318 585 8383.