Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Publicidad-

Nos acostumbramos a lanzar expresiones sin detenernos en sus contenidos, esta es una de ellas, ‘año nuevo, vida nueva’, derivada de una bella canción del compositor colombiano Pedro Juan Meléndez Comas y popularizada por la orquesta Billo’s Caracas Boys, no es criticable esa frase, tampoco es tan coloquial como parece, tiene un profundo significado desde diversas ópticas.

Podría ser posible que el año nuevo nos trajera cosas nuevas, como por arte de magia. Nos acostamos, amanecemos y comenzamos una vida nueva, pareciera un cuento de hadas, quisiéramos que el año que comienza fuera mejor que el que acaba de terminar.

En estos momentos ese es un deseo profundo de la humanidad porque este año ha sido de incertidumbres, de aflicciones y de temores, aunque nos digamos así mismo que esta ha sido una oportunidad para aprender y valorar a nuestros seres queridos porque la distancia nos impidió “disfrutarlos, acariciarlos y sentirlos físicamente”.

-Publicidad-

Somos conscientes de nuestra fragilidad, a pesar de habernos formado fuertes y firmes, nunca pensamos que podríamos pasar por estas circunstancias, solo la fe que tengamos nos va a cambiar este panorama, es nuestra aliada. Fe y ciencia tendrán que conjugarse para salir avante de esta encrucijada.

Desde la ‘complejidad’, el año nuevo traerá lo que nosotros construyamos en el día a día. Esa magia de … vida nueva… solo fue por un momento porque la realidad es otra. Cambiar de la noche a la mañana es imposible porque no podemos olvidarnos tajantemente de lo vivido y experimentado, todo cambio requiere de procesos, de convicciones, de aprendizajes y des-aprendizajes.

Si queremos que el año nuevo nos traiga cosas nuevas, tenemos que empezar a concebirlas con tiempo y con los pies sobre la tierra para materializarlas; entonces surgen interrogantes como ¿qué cosas nuevas queremos, por qué y para qué?

Sabiendo nosotros que el año nuevo trae consigo lo que hemos venido “siendo y haciendo”, a pesar de los propósitos que cada uno se plantee (voy a ser mejor, a superar los obstáculos, a ser organizado, a viajar, a construir una casa, comprar un vehículo, etc.); como tal es un tiempo (año nuevo) que está en nuestro imaginario, porque la vida está conformada por sucesiones de eventos y cada uno de ellos se convierte en una posibilidad para el cumplimiento de nuestras aspiraciones y metas, ineludibles para todo ser humano.

Entonces la expresión “año nuevo, vida nueva”, nos invita a retomar lo que pudimos hacer y no tuvimos la fuerza de voluntad para lograrlo y a plantearnos retos viables y sostenibles, de acuerdo con nuestras capacidades, que son múltiples y en ocasiones las desaprovechamos. Qué el año nuevo nos conserve aquellas experiencias que nos hicieron felices y nos permitieron SER y que las nuevas favorezcan nuestra vida familiar, social y laboral y fortalezca nuestra inteligencia emocional.