Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Publicidad-

El saludo de un guajiro que, como usted, siente la identidad Caribe emergida de nuestras raíces afro, con una compatibilidad emanada de la templanza y el carácter de dos grandes hombres que marcaron la historia de gloria del guajiro: el almirante, José Prudencio Padilla y Luis Antonio Robles “El Negro Robles”.

Estas personalidades insignias marcaron en el ayer un ¡sí se puede! Y necesitamos pensar en el hoy con voz de esperanza, ¡lo podemos hacer unidos! Para salvaguardar el futuro de la generación presente y futura de nuestra amada tierra.

Esta antesala lleva inmersa la construcción meditada del pensamiento autónomo, como una acción deliberada de un pueblo movido por la crítica, capaz de pensarse y actuar por sí mismo con el desarrollo de una autodeterminación.

-Publicidad-

Son muchos los motivos que me llevan a escribirle esta carta-columna y uno de ellos tienen un enfoque especial, hacer un reconocimiento a una persona que como usted construyó un pensamiento autónomo con argumentos sembrados en las potencialidades de un país con enfoque regional.

Usted un hombre de perfil Caribe que ha engrandecido el conocimiento, la investigación y la academia en temas trascendentales a nivel país en el campo energético, hoy que La Guajira está a punto de vivir su segundo aire de desarrollo, pensado en su potencial turístico y energético, amerita que un acto de generosidad y grandeza de sus hijos se dispongan a la formación de nuestra gente.

Durante muchos días estuve realizado consultas a líderes de opinión en diferentes campos de actuación, entre ellos; académicos, medios de comunicación, religiosos, políticos, cívicos y por demás a actores públicos, empresarios, en fin, a muchas personas de las cuales tengo conocimiento que son lectores de mis columnas, con el propósito de preguntar sobre la creación de una cátedra libre con tres temas fundamentales; “el cierre minero”, “los desafíos de la posminería” y “las energías alternativas”.

Estas temáticas marcan la conceptualización de una idea que va de la mano con una identidad, motivada en una iniciativa registrada en su nombre como un homenaje a sus aportes al país y a su departamento en estas temáticas.

La idea de que esta cátedra se promueva con el nombre de Amylkar Acosta Medina, se convierte además en una inspiración para que las generaciones futuras se inspiren en un modelo a seguir con una identidad Caribe forjada en la templanza y el carácter de quienes ven en el conocimiento y la formación una manera de desarrollar su proyecto de vida.

Deseo de antemano agradecer el sentimiento y la pasión, expresada por quienes tuve la oportunidad de consultar esta idea, trasferida en un dicho popular que reza “no hay fecha que no se cumpla, ni plazo que no llegue”, el 2034 llegará y ¿qué tan preparados estaremos los guajiros para enfrentar ese desafío?

Doctor Amylkar Acosta, la tierra a la que usted le escribe a diario, donde están sus raíces, hace un llamado para construir un pensamiento autónomo fortalecido en las temáticas descritas y que por demás nos ayude a construir el presente para soñar en un futuro.

El origen de una cátedra libre para ilustración de nuestros lectores está consagrado como un derecho en nuestra constitución política en su artículo 27, hace parte de la libertad de enseñanza, aprendizaje e investigación. De seguro este espacio de formación nos dará la capacidad crítica para construir a futuro espacios de diálogo Nación-Región.

El desarrollo de este acto académico se discutirá tan pronto tengamos el acto generoso y de grandeza de aprobación del Doctor Amilkar. Esperamos que nuestros lectores reciban esta propuesta como un acto de reconocimiento y generosidad a la dignidad de un pueblo que se pude valora así mismo, porque tiene la capacidad de pensarse y de proponer un diálogo donde podamos entre todos sentirnos País.

Doctor Amylkar, esperamos ser honrados con su aceptación. Para expresar con fuerza y pasión, ¡lo podemos hacer unidos!

-Publicidad-