Carta a mi pueblo guajiro, la herencia que recibo de “Kiko” Gómez, mi padre

Les escribo porque
desde  septiembre del 2012, de manera
macabra alguien abrió una cuenta de twitter con mi nombre y desde allí ataca
con injurias a mi padre. Dolido en mí ser, denuncié a los entes competentes
aquel delito. Hoy, ante el momento de dificultad que sufre mi familia y
atendiendo el deber que me corresponde como hijo tuve dos opciones: hacer o no
hacer. Decidí hacer, para honrar la confianza que el pueblo guajiro le brindó a
un hombre que es ejemplo y líder de su familia.
¿Quién soy?
Soy  originario de Barrancas con ascendencia
riohachera, tan guajiro como el río Ranchería y humilde como mis ancestros
wayuu. Soy Caribe, mis estudios universitarios y la especialización los cursé
en Barranquilla. Me declaro hijo adoptivo de la capital del país, porque en
Bogotá “Volví a nacer”, Dios como ser supremo iluminó a los médicos para que me
devolvieran a la vida luego de extírparme un tumor cerebral.
Vivo orgulloso de
mi historia familiar porque mi bisabuelo Mario Catalino Gómez Mengual, fue
Coronel de la guerra de los mil días en La Guajira, representando los valores
liberales. Mi bisabuelo Luis Loreto Cerchar, hombre digno de confianza a tal
punto que tuvo cinco designaciones de alcalde del municipio de Barrancas por el
partido Liberal. Nieto de Alfonso Gómez, ejemplo de un arduo trabajador del
campo y por su seriedad, dos veces alcalde designado del municipio de
Barrancas. Soy sobrino  nieto del Mayor
General, Fernando Gómez  a quien le debo
el honor de llevar su nombre. El mismo que fue despedido con honores un primero
de septiembre, en la Escuela Militar de Cadetes “José María Córdoba”. Soy un
hijo de Juan Francisco “Kiko” Gómez Cerchar, hombre de trabajo, campesino,
sensible a la realidad de sus coterráneos, lo que le permitió iniciar su vida
política como concejal de Barrancas, posteriormente dos veces alcalde de este
mismo municipio por elección popular y hoy en día el Gobernador de La Guajira.
Ni él ni yo podemos ser inferiores a nuestros ancestros que sirvieron
honradamente al país y respetaron las instituciones.
En el último mes
los medios de comunicación han mostrado un “Kiko”  que no existe. Doy fe, en 28 años de
convivencia,  mi papá, Juan  Francisco Gómez Cerchar ha sido un hijo
ejemplar. Yolanda Cerchar, mi abuela, lo puede testificar pues ella ha sido su
guía espiritual. Como esposo ha sido un excelente compañero que se apoya en una
gran mujer, mi madre, Bibiana Bacci, su complemento. Como padre ha sido mi
motivador, a quien agradezco mi formación no solo profesional sino moral y
conductual,  transmitiéndome el amor a
Dios, a la familia y a mí como persona. Sus amigos afirman que es  respetuoso, conciliador, como todo wayuu,
hombre de palabra y de paz; desbordante en carisma y con un inmenso amor por el
folclor.
Como buen líder,
siempre ha estado donde mis paisanos lo han necesitado. Ni el tiempo, ni la
familia han sido excusa para menguar en el servicio al  pueblo guajiro. Esta realidad  fue constatada en el 2011 en donde a pesar de
toda una maquinaria política en contra, logró ser elegido Gobernador con la
mayor votación de la historia en La Guajira.
Los hijos somos el
espejo y la proyección de los padres. En estos dos últimos años he observado y
acompañado a mí papá, en el reto de estar al frente de las necesidades del
Departamento y me ha llenado de orgullo ver cómo ha colocado el interés general
por encima de todo. Si, esto no han sido rumores, sino realidades.
En mi corazón no
cabe el rencor, solo me embarga una infinita tristeza por el daño causado a mis
paisanos y a mi familia por la desinformación que ha fluido por una sola
vertiente. A usted señor Gonzalo Guillen, le pido una cosa conózcanos. Somos
gente buena, de paz, visite La Guajira y personalmente lo llevaré a dialogar
con la Junta Mayor de Palabreros, máxima representación de la gran nación
wayuu, residentes históricos de la Alta y Media Guajira. Estoy abierto al
diálogo constructivo, porque como colombiano, acato y me rijo por  los principios fundamentales de nuestra
Constitución  que representa el estado
social de derecho  de la República de
Colombia.

Últimas noticias

Artículos relacionados

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.

Arrastre para mover

Ir al sitio