Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Aviso-
-Publicidad-

El ovillo en este texto es un artefacto de ideas enredadas y ensombrecido por la mentira. Esta paparrucha anuncia, enuncia, representa y nombra la “noticia falsa”, logra entretejer en las mentes verdades a medias o con medias. Mi peregrinación conceptual y mi investidura de maestra no me permitió darle un punto final al tema.

Preferí desenredar la madeja ‘vorá’ o embustera para seguir el camino consiente hacia la certidumbre, manteniendo en mi mente que la noticia es la quintaesencia de un periódico y la información es la protagonista de nuestra sociedad.

Tal como lo hizo Josten Gaarder con sus personajes en la novela filosófica El mundo de Sofía, usando un cumulo de incógnitas trascendentales. Mi enigma es: ¿Cómo descubrir lo falso en un texto? Y prestar los primeros auxilios para comenzar a acabar y/o disminuir el rumor o cotilleo.

Sofía fue impulsada por el arte socrático de preguntar en pro de encontrar la verdad, también yo lo hice y acepté el reto. La actitud del personaje es un tajante ejemplo para nosotros como lectores de noticias; aprender a identificar la falsedad para tomar la decisión de reenviar lo que es digno de ser divulgado.

El desocultar las falsedades que bordean nuestro entorno atendiendo el derecho constitucional en el artículo 20 de nuestra constitución como también el artículo 19 de la Declaración de los derechos humanos, es un hábito de supervivencia en nuestra cotidianidad actual.

Renuncio a resignarme a un texto supranatural que se ha tomado mi casa y evoco el cambio de comportamiento del lector, para lo cual les propongo los siguientes cuestionamientos:

¿El titular es exagerado, sensacionalista, sorprendente o inaudito? Sospecha. La función del titular es presentar brevemente un resumen de la noticia. Es el anzuelo narrativo que muestra el hecho, por ende, es objetivo.

¿El titular produce sensación de indignación, pánico, miedo, asombro, estupor o desesperación? El propósito de las noticias falsas es tocar las fibras emocionales y activar la reacción de quien la lee sin una actitud crítica. Otra opción, es googlear el titular y comprobar si otros medios están publicando el hecho.

¿La fecha de publicación no está presente o no es actual? Desconfía. Esta pregunta pretende ubicar al lector sobre la ubicación temporal del acontecimiento noticioso en relación con el momento de publicación. Puntualiza la novedad de la información.

¿De dónde proviene la noticia? ¿Es desconocido? Duda. Es imperativo confirmar que los medios de publicación sean serios, conocidos y oficiales; el lector cierra la brecha para que el bulo nazca, crezca, se desarrolle y muera.

¿Quién firma la noticia? Nadie y no se pública cobijado en una fuente de confianza. desconfía. Si tiene autor y desconoces su trayectoria; investiga su perfil en las redes sociales.

¿Tiene errores en el formato? Sospecha. Los recurrentes desatinos ortográficos, gramaticales, con expresiones inadecuadas, con equivocaciones de coherencia o con un diseño extraño no estrategias discursivas propias de lo noticiable; un buen periodista revisa la calidad del texto antes de publicar.

¿El texto presenta opiniones? Enciende tu alerta roja. La noticia no es un texto subjetivo y muestra la realidad tal cual se presentó.

¿El contenido es de calidad? No sabes, pregunta. Atiende a leer la información completa y confrontarla con otras publicaciones. El primer párrafo y el cuerpo de la noticia detallan lo acontecido y confirma lo expresado en el titular. La noticia cambia de nombre cuando prima la opinión y, además, dicha postura es argumentada racionalmente: es un artículo de opinión.

¿Qué quiere y qué muestra y esconde un texto falaz? En primer lugar, es necesario estar alerta en la forma como se gestiona la información y a las expresiones imperativas que indiquen su reproducción inmediata. En segundo lugar, el historiador Yuval Harari plantea dos aspectos con respecto a esta pregunta: a. Pone en manifiesto que el homo sapiens es la especie de la posverdad; b. Algunas noticias falsas que permanecerán para siempre como referente para evidenciar nuestra capacidad de ficción.

Reivindicar lo noticiable y derrotar en la guerra informacional al pastorcito mentiroso; es nuestra tarea ciudadana.

Me despido con unos apartes del cuento fantástico “Casa tomada” de Cortazar: “Nos gustaba la casa…”, Los ruidos se oían más fuertes, pero siempre sordos, a nuestras espaldas”, “Estábamos con lo puesto.” Y con lo puesto estoy haciendo escuela.

-Publicidad-