Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Publicidad-
-Publicidad-

¿Qué es una tienda de barrio?

“Los clientes perciben al tendero de barrio como alguien que satisface sus necesidades. Ellos valoran la atención personalizada, la obtención de productos adecuados, las relaciones a largo plazo, el crédito, etc. Lo ven como un asesor, proveedor principal de los productos básicos, fiador (facilitador de la subsistencia de los vecinos), líder de causas comunitarias, etc.” (tesis doctoral, Juan Carlos Sanclemente Téllez, UniEAFIT).

Con esta referencia, decidimos escribir este artículo para visibilizar un personaje que en épocas difíciles toma un valor de importancia por la labor que hace a favor de la comunidad. 

-Publicidad-

El Tendero es el personaje más popular del barrio, por el contacto con sus clientes que se convierte en una extensión de cada uno de los hogares que atiende en la cotidianidad, los servicios del tendero. Donde muchas de las veces nos atienden a través del personal del servicio doméstico o en uno de nuestros hijos, y en ocasiones de los jefes de los hogares.

Esta relación de reciprocidad mercantil, complementa la proveeduría que demanda el consumo de bienes y servicios de los hogares, sobre todo en productos de la canasta básica, pero adicionalmente a esta labor se interna un sentimiento de confianza mutua, ya que en algunos casos se soluciona la carencia del almuerzo o la cena, a la vuelta de la jornada laboral. Esta correspondencia fortalece la cooperación entre tendero y cliente.

Quien a la vez está dispuesto a dar un consejo, cuando los momentos difíciles aparecen y marcan en nuestras mentes emociones convertidas en negativismo y pesimismo, guardando la discreción que el problema amerite.

El Tendero desde su experiencia, define su labor como una vocación, por su disponibilidad, él recoge de la vivencia del sector, una máxima “si yo tengo la disponibilidad del servicio lo dispongo para superar la angustia familiar de mis clientes” lo cual en ocasiones suelen proporcionar, ya que él no tiene como preocupación la seguridad alimentaria de su núcleo familiar, porque si algo tiene asegurado el tendero es su comida, esto le da la condición de un cooperante para momentos difíciles.

En cuanto a la representatividad económica, se convierte en un pilar fundamental dentro del circuito económico local, ya que su actuación lo convierte en un interruptor, que energiza el desarrollo de las relaciones entre proveedor, distribuidor y consumidor. Es un agente fundamental para el posicionamiento de marca, impulsadores de productos y canalizadores de gustos y preferencias de sus clientes.

Por eso estos negocios han sido pieza fundamental para esta época de Covid-19, ya que lograron disminuir el pánico del desabastecimiento, que se preveía con el inicio de la cuarentena y han mantenido la fidelidad del servicio dando su tiempo y dedicación a sus usuarios, afirmando su servicio con domicilios, apoyando a sus clientes en una atención desde la virtualidad cuando el cliente así lo requiere.

Este nivel de actuación hacia la comunidad deja de manifiesto su compromiso con la sociedad a la que pertenece. Por ese protagonismo se convierte al igual que el personal de la salud, los funcionarios del aseo, entre otros, en un héroe que merece un reconocimiento por la reputación que este personaje tiene dentro de la comunidad.