Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Publicidad-

Lo primero que tengo que decir es que en la Real Academia Española, esa palabra no existe. Sin embargo el diccionario de americanismos en el cual se registran palabras gramaticales propias del español hablado en América, esa palabra sí está y tiene varios significados de acuerdo al país en que se emplea.

Mamerto puede ser una de las palabras que más se utiliza en la redes sociales en Colombia. Ser mamerto en este país, además de promover movimientos populistas, es una manera de vivir aparentando hacer oposición a los gobiernos minoritarios de turno, más conocidos en nuestra terminología como Oligarquía Criolla.

El origen del término mamerto; siempre estará relacionado con el Partido Comunista Colombiano y comienza a tener vida política activa en los convulsionados años 20 de agitación de la revolución Rusa.

Uno de los líderes de ese partido en nuestro país era Gilberto Viera White, quien en los años 30 se convierte en una figura del movimiento obrero y fue hasta su muerte Secretario General del Partido Comunista.

En los años 60 cuando se inicia la lucha armada querrillera de las Farc, los militantes del partido que seguían las orientaciones de Gilberto Viera y no la de la lucha armada, comenzaron a llamarlos tontos, idiotas, intelectuales y ‘mamertos’.

Del columnista de Las 2 Orillas, Santiago Molina Roldan he recogido apartes del significado de la palabra ‘mamerto’.

«Con el calificativo tantas veces mencionado ‘mamerto’ sucede casi lo mismo que con bizarro, pues en el caso de esta última, mucho la usan para referirse a la gente ordinaria, rara o que actúa fuera de lo común. Sin embargo, la RAE regla que bizarro comparte sinonimia con algo valiente ,lúcido y espléndido. Por su parte, mamerto aún no ha entrado al salón de la RAE pero si a la boca de muchas personas que la utilizan a diestras y siniestras sin saber realmente a que se refiere».

«Hoy en día se utiliza la palabra en cuestión con la intención de ofender a alguien que asegure que el neo liberalismo va a acabar con la sociedad o que el capitalismo es el opresor del pueblo». También puede llamarse al que le guste llevar la contraria, a ese que intenta desarmar un balón o que trata de encontrar un pero a ‘todo’.

«El Semanario Voz -un diario mamerto- y trayendo a colación una de las versiones del origen de dicha palabra dice: el término existe en castellano desde hace tiempo y hace referencia a aquel niño -y hasta adolescente y adulto- que se chupa o mama el dedo».

«El término revivió por allá en los años 60 cuando un periodista dijo que al PCC, solo le faltaba mamerto, haciendo alusión a un integrante de un grupo humorista de la época (los chaparrines) que refería tonterías, relacionando así también a un juego de palabras con los esotéricos dirigentes del partido todos terminados en ‘erto’  Gilberto, Filiberto, Alberto, Roberto. Por otro, lado algún columnista que no estaba a la vista dice: que mamerto es un sindicato como Fecode de que vende o simplemente no aprovecha un par fuertemente para decidir.»

No obstante tan clara definición añadida por Santiago Molina Roldan y con afinidad a lo que también manifiesta la columnista de ese mismo medio informativo Ana María Díaz Collazo, considero necesario emitir para concluir mi opinión con afectos a esa palabra ‘mamerto’.

A tal efecto mencionaré a este nombre con mucho respeto, ya que un destacado médico oriundo de Boyacá, Mamerto Fonseca Borros durante sus estudios como internista en el hospital San Juan de Dios de la ciudad de Bogotá, lideró un movimiento en ese centro hospitalario, en demanda de mejores condiciones laborales y salariales para el personal médico y demás profesionales y auxiliares a fines.

En tal sentido la palabra ‘mamerto’ como izquierdoso sin duda alguna cambia de significado, según la opinión de cada quien en particular y no se puede generalizar. Así de simple. Y creo que ese riesgo no perjudica a ningún en contra a la que se tenga, si no sobre pasa los límites de la buena educación y el debido respeto a las ideas de los demás.

-Publicidad-