Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Publicidad-

Inteligencia, carisma, sentido común, humildad, liderazgo y otras virtudes que debe poseer el alcalde en turno. Además, no menos importante debe existir un equipo con conocimiento y experiencia de su sector, es decir tener claro la misión, estructura y funciones de cada cargo como sus proyecciones. Esto le permite  analizar debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades del cargo en función.

En el municipio de Maicao el alcalde se ha esforzado por mantener el populismo, de acercarse a la gente que fue la que lo eligió, se le abona esto a su favor. Aunque ha tenido muchas salidas en falso con la publicación de decretos, errores en su transcripción, en la información se denota poca planeación e improvisación. Pero todo puede tener explicación del desconocimiento y alfabetización que está viviendo su administración.

Lo que si raya en la mediocridad es lo segundo. El equipo que lo acompaña que no tiene claro el horizonte institucional, conocimiento de su cargo, funciones y políticas públicas.

Lo que pasó en Maicao donde un concejal tenga que enseñarle al secretario de Hacienda dónde están los recursos y como invertirlos en este tiempo de crisis de pandemia demuestra desconocimiento total e inoperancia del funcionario.

Felicito al concejal Jimmy Boscan por su aporte a la comunidad, pero le hago el llamado al secretario de hacienda Alejandro Rutto, este señor reconocido por sus charlas motivadoras, de las que he participado y reconozco que son muy buenas. Pero en el campo de las cuentas públicas y la administración le ha quedado grande. Hay que resaltar que no es neófito en el tema porque ya viene con una experiencia departamental que paso sin pena ni gloria, pero sí esperábamos que esa vivencia le sirviera para que llegara con más conocimiento, liderazgo y empoderamiento, pero nos ha quedado debiendo.

Eran muchas las expectativas con este funcionario por su trayectoria, pero nos decepcionó. El secretario de Educación ha brillado por su ausencia, pero le apunto que no se lo permiten, porque estamos en una intervención perversa y sin justificación que en nada ha mejorado el sector, lo que ha dejado este cargo como un jarrón chino, allá en una esquina. Nos hemos retrasado en formación docente, infraestructura de nuestras instituciones, alimentación, transporte, en fin vamos de mal en peor.

El secretario de salud con sus salidas en falso, sin protección en plena cuarentena parece una caricatura de Galindo. Demostrando desconocimiento del sector, sin manejo de los lineamientos y protocolos de salud expedidos por el ministerio.

Planeación que es la secretaría más importante sin desconocer las otras. Donde se evalúan todos los sectores y procesos de la alcaldía, como el cumplimiento de los indicadores del plan de desarrollo. Macro procesos como la oficina de proyectos, sisben, infraestructura de la ciudad, formación ciudadana. Amerita para este cargo una persona con carácter, templanza y experiencia para enfrentar tan complejo compromiso. Esperamos que la joven que está, cumpla con estos requisitos, ya que no es muy conocida en el sector.

Pero Maicao no está para improvisaciones y pruebas irresponsables. Se necesita tener claro para dónde vamos, que tengan la ciudad en la cabeza, con conocimiento de causa. Con una lectura de los factores de riesgo y factores protectores o de oportunidades que nos lleven a una misión clara de lo que necesitan los maicaeros.

Existe un comité de aplausos que defiende que apenas están empezando, pero si necesitamos que definan cuando despegan porque se pasan los cuatro años en aprendizaje y no se hace nada.

Esta es la incertidumbre grave que estamos viviendo los maicaeros. Sin tocar los indicadores de seguridad que todos conocemos. Que Dios nos ampare.

-Publicidad-