Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Aviso-
-Publicidad-

Tal vez en el momento en que se publiquen estas líneas en este portal, ya se habría divulgado algún pronunciamiento de los entes territoriales del gobierno a nivel regional.

El título de esta columna corresponde a una tertulia en la que participé por medio de una plataforma digital, donde expresé en mi intervención que de hacerse posible, las consecuencias de la improvisación serían nefastas, y esta vez no gozarían de la aprobación en nuestra región como cuando de la nada y sin cumplir los requerimientos, implementaron las jornadas únicas en muchas instituciones educativas del departamento consagradas en el decreto 2105 de 2017.

El Ministerio de Educación Nacional (MEN) en un documento de 60 páginas esgrime los lineamientos para el posible regreso a clases a partir del 1.º de agosto, donde los reparos de los docentes y padres de familia no se hicieron esperar; para Julián De Zubiria Samper, un reconocido investigador y conferencista a nivel internacional, se debe dar respuesta a preguntas muy puntuales como: “¿esos protocolos enunciados allí, se pueden implementaren las escuelas públicas del país?”,¿con qué recursos se van a implementar en cada una de las regiones?, ¿sí estamos en condiciones de garantizar el distanciamiento entre los estudiantes?

Para el profesor Nelson Alarcón, presidente de la Fecode (Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación),  el “ MEN está alejado de la realidad de las instituciones educativas, no tenemos la infraestructura especialmente las unidades sanitarias apropiadas, los servicios públicos no se prestan en condiciones óptimas, no están los elementos como el gel antibacterial, el jabón y otros requerimientos, pero la ministra en entrevista seguida en el mismo medio informativo, le respondió las preguntas a ellos de una forma muy precisa, asegurando que el ministerio de hacienda y crédito público ya aprobó los recursos para ser girados a los entes territoriales.

Ojalá este anuncio no sea un señuelo que invite a capotear las dificultades de todo tipo en nuestras instituciones educativas porque el mensaje subliminal sería por “plata no es”; pero si las entidades administrativas se dejan llevar por la ambición para manejar más dineros del acostumbrado y eso se lo trasmiten a los rectores de los colegios, estaremos pagando un altísimo precio, reflejado en el aumento del número de contagiados por covid-19.

Y muy seguramente pérdida de vidas, que en el momento que me dirijo a ustedes supera los 71 mil casos en el país con y 2310 fallecidos. En el departamento de La Guajira los contagiados alcanza unos 220 redondeando cifras, con ocupación de las camas de UCI por encima del 50 %, lo que originó la declaratoria de alerta naranja.

Plantear el retorno a clases de los estudiantes en nuestro departamento es un verdadero exabrupto, los lineamientos para hacerlo parecen estar diseñados y orientados a colegios campestres y verdaderos Megacolegios.

Estas construcciones que en mi natal Guajira se pueden contar con los dedos de la mano, producen una sensación de envidia de la buena, cuando en los noticieros los muestran referenciando a la educación de otras partes en nuestra nación; en el municipio de Maicao los conocemos gracias a los noticieros y es un ejemplo de la desidia, la corrupción y los desfalcos con los recursos destinados para el mejoramiento en las estructuras de las plantas físicas en las instituciones educativas.

No es momento para contentillos, se trata de analizar concienzudamente nuestra realidad basados en lo que tenemos y tomar decisiones que favorezcan y preserven la vida de los estudiantes, administrativos, docentes y personal de servicios generales.

Las crisis ponen a prueba nuestras fortalezas y evidencian las debilidades; debemos tener la fuerza suficiente para decir que no contamos con las condiciones para apostarle a la reapertura de los colegios, que por el contrario, estamos lejos de poder acogernos a los lineamientos propuestos por el gobierno nacional.

Martin Luther King una vez afirmó;“siempre es el momento adecuado para hacer lo correcto”, este es el momento de expresarnos sin temor alguno, porque estamos seguros de tomar la decisión correcta obedeciendo a la legislación que rige al sistema social y político de este país.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here