Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Publicidad-

La Ciencia ha demostrado que la felicidad del ser humano está determinada por hormonas y neurotransmisores, en especial la Dopamina, estas son las responsables de generar en el ser humano el impulso de amar la vida, tener claro sus objetivos y metas, disfrutar su existencia, sonreírle al mundo, abrazar con sinceridad.

Estas personas disfrutan la vida, luchan por sus sueños, diariamente dan gracias a Dios por lo que tienen, poder respirar, ver, oler, mirar, hacen del amor su proyecto, viven con pasión como si fuera el ultimo día.

No es que no tengan dificultades y miedos, pero buscan la fuerza interior para enfrentar esas dificultades y superarlas, pero existe otros tipos de persona de las que se trata este escrito, que quiero analizar, son las tóxicas que están muy de moda en las redes. Pero como saber si soy uno de ellos:

-Publicidad-

Lo Primero que hay que entender, es que, así como existen hormonas de la felicidad las hay para la tristeza, el estrés y los tóxicos, este es el caso del cortisol que literalmente es un veneno. En pocas cantidades nos ayuda para salir de situaciones de peligro, tener la fuerza y la pericia para enfrentar problemas. Saltar una pared, pelear con un animal o huir de un robo, pero en grandes cantidades en tu cuerpo te puede enfermar, depresión, cáncer, hipertensión y además de convertirte en un toxico, pero cuáles son las características de estas personas:

Primeramente, les falta sentido de vida, son envidiosos, viven criticando a los demás, quieren desmeritar y acabar al congénere. Miguel Ruiz en el libro «Los Cuatro Acuerdos» plantea que «el hombre vive el paraíso y el infierno en el mundo presente, solo depende de sus pensamientos y actitudes».

Las personas tóxicas viven constantemente en un infierno profundo, que solo ven lo negativo en cada proceso de la vida, siempre están esperando el ataque o el golpe de un enemigo mental que son ellos mismos, son mediocres, trabajan solo para ganar sueldos, no son creativos, innovadores, humildes para aprender de todos, no escuchan, todo lo saben, como jefes son abusivos, intolerantes se sienten amenazados por personas inteligentes, que en vez de apoyar y aprovechar esos talentos, los persiguen, los acosan y los expulsan de sus entidades, porque no soportan el éxito de los demás.

Como parejas son posesivos, celosos, manipuladores, maltratadores, hacen creer que sin ellos sus parejas no son nada. Como amigos les gusta ridiculizar y desvalorizar las capacidades de los amigos, no les permiten tener nuevos y además les hacen creer, que como ellos nadie los querrá, este tipo de personas son muy peligrosas, que toca saber cómo lidiar con ellas, muchas veces lo mejor es alejarte, porque te roban las energías, además que ellos nunca van a brillar, no van a dejar que tú lo hagas, porque les molesta el brillo de los demás.

A mis estudiantes de la universidad les digo que este tipo de personas si no buscan terapia psicológica, clases de yoga, un retiro espiritual, para desintoxicarse, van a sufrir toda su existencia. Sin alegrías y amargados todo el tiempo, frustrados, muy propensos a la depresión o al suicidio.

De estas personas encontramos muchas en la vida son: Directores de escuelas rurales, rectores, docentes, médicos, abogados, Psicólogos, alcaldes y gobernadores. A estos pobres seres les recomiendo una película de Netflix ‘el vendedor de sueños’ para no dañarles la película solo les digo, que es un mendigo que salva a un psicólogo del suicidio con una frase: ¡te regalo una coma! que no es más que una pausa en la vida, para cambiar y transformar, hábitos, pensamientos y actitudes, para hacer lo verdaderamente importante. ¡Amarte para amar a los demás!

Evalúate porque gracias a Dios, ser tóxico tiene cura.

-Publicidad-