Migrantes en la línea limítrofe entre Colombia y Venezuela en el departamento de La Guajira, Colombia. Foto de propiedad intelectual de Nicolò Filippo Rosso, exclusivas para La Guajira Hoy. Prohibida su reproducción.
-Publicidad-
-Publicidad-

Una camisa a cuadros ligera y abierta, cabello largo hasta los hombros, una mochila llena de misterios, anillos de distintos elementos en casi todos los dedos, pulseras con conjuros y dos collares con dijes de La India. Así lucía Nicolò Fillipo Rosso durante la entrevista concedida en exclusiva a La Guajira Hoy.

Nicolò Filippo Rosso es un fotógrafo italiano que se estableció en Colombia hace 4 años, luego de recorrer parte de Centroamérica. Conoció del fenómeno migratorio venezolano, que ha sido absorbido principalmente por este país y decidió hacer algo positivo con su cámara, lo que le hizo merecedor del reconocimiento mundial por su arte.

“Las migraciones representan una condición humana de nuestro tiempo, familias en todo el mundo están escapando de guerras, desigualdad, pobreza y regímenes totalitarios. Espero que las fotos de mis viajes contribuyan a llamar la atención de los sentimientos de las personas y nos lleven a todos a más sensibilidad y a una reflexión universal de qué significa ser forzado a dejar el hogar y buscar la supervivencia”, escribió Nicolò Rosso en su sitio web.

-Publicidad-
Migrantes esperan en filas por un plato de comida en una iglesia de caridad en Cúcuta. Foto de propiedad intelectual de Nicolò Filippo Rosso, exclusivas para La Guajira Hoy. Prohibida su reproducción.
Migrantes esperan en filas por un plato de comida en una iglesia de caridad en Cúcuta. Foto de propiedad intelectual de Nicolò Filippo Rosso, exclusivas para La Guajira Hoy. Prohibida su reproducción.

Las fotografías tomadas por Nicolò describen, sin palabras y sin color, la dramática situación que afrontan miles de migrantes en su paso hacia Colombia por las fronteras con Venezuela. En La Guajira logró retratar la realidad del transporte transfronterizo y la dura vida que viven migrantes, retornados colombianos e indígenas wayuu.

Además de Maicao, Paraguachón, Uribia y Riohacha, el trabajo de Rosso incluye estampas de Bogotá, Bucaramanga, Pamplona y Cúcuta; su narrativa de denuncia invita a la reflexión sobre la migración, entendida como un fenómeno que no se limita únicamente al éxodo venezolano.

Nacido en la pequeña ciudad de Busca, Italia, Rosso estudió literatura en la universidad de Turín. Luego se dedicó a trabajos varios que le permitían emprender viajes desde Europa a Centroamérica, donde le nació el deseo de conocer Ecuador; sin embargo, se encontró en el camino a Colombia y en ella se quedó desde entonces.

“Inicialmente tomaba fotografías para mi archivo personal con una canon 400D y un objetivo 18-55. En ese tiempo no pensaba que la fotografía se convertiría en un trabajo o profesión para mí. Incluso pensarlo me parecía demasiado ambicioso porque mis fotos respondían a mi espíritu de libertad y aventura. Luego tomé consciencia de la responsabilidad que revestía retratar la realidad”, relató Rosso en una clase magistral de fotografía de denuncia.

Nicolò Filippo Rosso

Exodus es el nombre que Nicolò Rosso le dio a su galería de fotografías con las que muestra la dura realidad del fenómeno migratorio venezolano en tierras colombianas. Imágenes donde se expone la desnutrición, el peligro de las trochas, el trabajo infantil, la muerte y traslado de difuntos entre los países, los caminantes y la maternidad en medio de la crisis migratoria más importante de América en las últimas décadas.

Por este trabajo recibió distintos reconocimientos a nivel mundial, como el premio WorldPressPhoto, el Getty Images Grant y el Premio Internacional de Fotografía (IPA, por sus siglas en inglés), que entrega la Lucie Foundation de Nueva York, donde fue nombrado como el Fotógrafo de perspectiva profunda del año. Además de decenas de publicaciones en medios internacionales.

Actualmente se encuentra en Riohacha, La Guajira, terminando otros trabajos fotográficos para agencias y para la ONU. No obstante, sus galerías se pueden consultar en su sitio web, donde se encuentran otras historias como Perdidos en el Polvo, que muestra la vida de los wayuu en el amplio desierto guajiro, el abandono institucional y el impacto de la industria carbonífera.