Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Publicidad-

Nadie es profeta en su tierra es un adagio común en la cultura popular de nuestra región y sí que se cumple a los hermanos Zúñiga Fernández. Nobel y Arnoldo dos Técnicos de futbol, oriundos de San Juan del Cesar (La Guajira) exactamente del corregimiento de el Tablazo, un sitio reconocido por ser la tierra natal de nuestro juglar de la composición vallenata Hernando Marín.

Siendo niños se trasladaron a la ciudad de Valledupar de la mano de su madre, Alix Fernández una mujer (docente de profesión) llena de la tenacidad y el empuje propio de las mujeres de la región. En el año 1996 los dos hermanos viajan a la ciudad de Tunja (Boyacá) a probar suerte en un equipo de fútbol en la categoría “C”, quedan vinculados a la nómina del equipo, Nobel como arquero y Arnoldo como defensa central. Donde llegan motivados por un familiar que para esa época era jugador del extinto Lanceros Boyacá equipo de la primera B profesional.

Allí jugaron alrededor de un año y con el tiempo el mayor de los hermanos se convirtió en el tercer arquero del otrora subcampeón del torneo de ascenso a la primera categoría del fútbol profesional colombiano; el filósofo y tratadista austriaco Peter Drucker alguna vez afirmo “la mejor forma de predecir el futuro es crearlo” y ellos pensando en el devenir aprovecharon el ambiente universitario, cultural, deportivo y artístico de la ciudad.

-Publicidad-

En el año 1998 decidieron ingresar al programa de licenciatura en educación física de la universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia (Uptc), coincidiendo presencialmente con un grupo significativo de estudiantes oriundos de la costa Atlántica, específicamente del Cesar y La Guajira, con la gesta de un proyecto de vida como puesta en común.

Posteriormente una vez finalizaron los estudios de pregrado hicieron su debut en el ejercicio profesional de la docencia en la educación física, pero como afirmaría Deco, un reconocido jugador brasileño nacionalizado en Portugal ”el futbol es el amor que nunca defrauda”; y en el año 2006 alistaron maletas y con el respaldo de su progenitora y mentora se marcharon rumbo a la ciudad de Buenos Aires (Argentina) como cual enamorado cumple una cita con un viejo amor; pero esta vez hay esposas e hijos quienes con su paciencia y espera se convierten en un pilar y aliciente para alcanzar sus metas.

Durante dos años realizaron estudios con especialización en fútbol avalados por la asociación de futbol argentino (AFA), una entidad que goza de gran reconocimiento en las políticas y manejo del rey de los deportes, donde más allá de una actividad física se considera una pasión, como una religión, tanto así que en esa nación existe la iglesia Maradoniana y el credo Maradoniano. Estando en ese claustro, tuvieron la grandiosa oportunidad de recibir instrucciones de Oscar López, considerado una autoridad en la formación de entrenadores en el país del tango.

Allí compartieron escenarios de aprendizajes con Ariel Holan, quien les da la oportunidad de dirigir divisiones menores y en el año 2017, se convertiría en el técnico campeón de la copa suramericana con el club Independiente de Avellaneda considerado uno de los colosos del fútbol suramericano; el los vinculó a la dirección de las divisiones menores de tan prestigioso colectivo.

En jornada nocturna, el frío bonaerense no fue obstáculo para matricularse en la Uces (universidad de ciencias empresariales) y obtener el título de especialista en “Preparación Física con énfasis en musculación para el alto rendimiento“, completando su ciclo en la universidad de Buenos Aires y en la Apffa (asociación de preparadores físicos del futbol argentino).

De regreso al país, Nobel Zúñiga laboralmente estuvo vinculado a la secretaría de deportes del Cesar al mando de la selección juvenil de fútbol de este departamento; donde en más de treinta años no ingresaban a la siguiente fase y en un torneo llevado a cabo en la ciudad de Manizales se subieron al podio en tercer puesto contando, con jugadores de la talla del también guajiro Anderson Plata. Dirigiendo la selección en la UPC (Universidad Popular del Cesar) donde obtuvo como director técnico el tercer puesto, y en la preparación física del Valledupar Fútbol Club en el 2017 donde tuvo la oportunidad de dirigir jugadores de la talla de Martin Arzuaga y Farid Díaz entre otros.

Arnoldo el menor de los hermanos, regresa a Boyacá y queda al frente de la selección juvenil con jugadores como Leonardo Pico alternando con la dirección del equipo femenino de la Uptc; con el trascurrir del tiempo instruye a las inferiores del equipo de patriotas F.C. y cuando dirigió entrenamientos del primer equipo teniendo a su disposición figuras históricas de fútbol colombiano como Omar Pérez. Ellos siempre han querido prestar sus servicios profesionales en su tierra natal pero  como dice la canción, a un guajiro hasta la muerte le llega tarde (Sic).

-Publicidad-