Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Publicidad-

Los guajiros hemos soñado con tener dos carreteras que partirían la historia de este departamento, como lo son la vía que, de la Florida, pasando por Tomarrazón conduce al municipio de Distracción, a esta se le denominó desde tiempos atrás como la vía de la integración y últimamente como la ruta Francisco ‘El Hombre’.

Esta vía con una longitud de 46 kilómetros sería la entrada de La Guajira a la internacionalización de nuestra economía porque acercaría las costas del departamento al Cesar y al interior del país.

La otra vía es la llamada de la soberanía que comunicaría la alta Guajira con el centro y sur del departamento tan vital para el turismo, el deporte náutico, pero sobre todo para la atención de los habitantes de estas zonas de la península.

-Publicidad-

Y de verdad que frente a esta última celebramos con entusiasmo el anuncio que la vicepresidenta Marta Lucia Ramírez en nombre del gobierno nacional hace para este departamento, serían estas obras viales el inicio de una interconexión al interior de una entidad territorial que ha visto postergado su desarrollo por carencia de las mismas.

Entre dichas obras está la pavimentación de la vía Uribia – Puerto Bolívar; cuyos diseños fueron contratados por el ministro de obras de ese entonces Germán Vargas por gestión del representante a la cámara Alfredo Deluque Zuleta, compromiso que se hizo en el despacho del gobernador de ese entonces, José María Ballesteros Valdivieso.

La inversión se hará con recursos de la nación y su mantenimiento estará soportado en la contraprestación portuaria de la Ley 1 de 1991 que se originan por la concesión de puerto Bolívar asignada mediante Resolución No. 164 del 09/03/1994 al Cerrejón.

Entre otras cosas ha sido una injusticia con el departamento de La Guajira en el tratamiento que hemos recibido con los recursos generados por esta ley 1 de 1991 y su decreto reglamentario, el 856 de 2003, que abrieron paso a las concesiones portuarias en el país.

Todos los recursos que esta ley ha generado hasta el día de hoy se han invertido en lo que concierne a las concesiones portuarias de la costa atlántica en los departamentos del Atlántico y Bolívar y un poco menos en el Magdalena, pero a La Guajira que también tiene concesiones portuarias anteriores a estos departamentos como la del Cerrejón, nunca se le ha destinado un solo peso para el ensanche y la expansión portuaria de este departamento.

Y cuando a través de un debate en la asamblea denunciamos esta injusticia y le pedimos al Invias explicaciones sobre el tema, trataron de justificarla aduciendo que en el departamento no había vías públicas que conectaran con puerto Bolívar, el único puerto que generaba en su momento contraprestación Portuaria y que eso impedía hacer inversiones en la vía privada Uribia-Puerto Bolívar de propiedad del Cerrejón.

Tuvimos en compañía de algunos gobernadores electos y otros encargados que iniciar en la asamblea el trámite de facultades para autorizar que el departamento recibiera esta vía a través de la ordenanza 491 de 2019, la cual sancionó John Fuentes Medina, en su condición de gobernador encargado y a la vez firmó el convenio con Invías, como lo facultaba la misma ordenanza.

En dicha ordenanza dejamos sentado nuestra posición de que si bien el departamento recibiría la vía Uribia – Puerto Bolívar, su mantenimiento estaría a cargo del Invías, para no colgarle ese otro tramo de vía al departamento como ocurrió en su momento con la vía Cuestecitas – La Florida.

Esta ordenanza está permitiendo que hoy los guajiros al lado de los representantes Alfredo Deluque, María Cristina Soto y el gobernador Nemesio Roys Garzón estemos a la espera del inicio y culminación de esta vía tan necesaria para el desarrollo departamental y que además de presencia nacional nos pone a pagar la gran deuda social con nuestros hermanos wayuu que tantas muertes y sufrimiento han tenido que soportar por la carencia de vías apropiadas sobre todo en épocas de invierno.

No podemos pasar por alto estas iniciativas que se la tenemos que reconocer a la labor congresional que en forma armoniosa están desarrollando los representantes María Cristina Soto y Alfredo Deluque y que por el bien del Departamento debe continuar su carrera ascendente para que podamos internacionalizar el turismo y el comercio de La Guajira aprovechando su posición geo-estratégica.

Ahora más que nunca es necesaria la culminación de la vía La Florida – Tomarrazón – Distracción, ya sea por iniciativa gubernamental o privada a través de la figura de los APP, esto además de conectar la zona más fértil en temas de agricultura que tiene nuestro departamento nos generaría un plus en competitividad ya que pondríamos los puertos existentes y los futuros que se construyan en La Guajira a menor distancia del interior del país frente a los hoy existentes en otros departamentos de la costa.

No podemos perder de vista qué si nos quedamos sin esta vía tendríamos un departamento con buenas e importantes carreteras a su interior, pero desconectado de la industria turística y del comercio internacional que pasa frente a nuestras costas de La Guajira y que sigue generando riquezas en regiones distintas a la nuestra.

-Publicidad-