Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Publicidad-

Fonseca, al igual que todos los municipios del departamento de La Guajira tiene retos propios que pueden y deben ser convertidos en oportunidades. Dentro de esos hay uno que, está diagnosticado, y quizás, sobre diagnosticado: la actualización del Esquema de Ordenamiento Territorial (EOT).

Al igual que más de otros 800 municipios en Colombia, Fonseca no cuenta con la actualización de su EOT. No es entonces una casualidad que el crecimiento en el país sea desordenado. Lo cierto es que, si en realidad se quieren aprovechar los aires de ciudad, hacer un municipio rentable y sobretodo, sostenible, la actualización de esta herramienta debe ser una prioridad.

Aunque ya en el municipio hay unas propuestas sobre este particular, la crisis generada por la covid–19 puede cambiar algunas prioridades. Afortunadamente, la administración municipal logró aprobar en el Concejo el plan de desarrollo, Unidos Podemos 2020 – 2023. En él, se hace una buena lectura sobre los desafíos y oportunidades que tiene en los años venideros. Se plantean dentro de este documento una serie de potencialidades que se deberán afrontar, y por supuesto, el sector agropecuario tiene un apartado importante.

Sin duda alguna, desde la administración municipal se identificó al sector agropecuario como puerta al progreso. El plan de desarrollo que fue diseñando escuchando todas las voces, representa lo que para la gran mayoría de los ciudadanos es algo conocido: la vocación de Fonseca es agropecuaria.

Y sí, hay motivos suficientes para pensar a Fonseca como la despensa alimentaria de La Guajira. El área total del municipio es de 45.326 hectáreas, de las cuales 423 son la zona urbana, es decir, la ruralidad representa el 99,07 % de la extensión total.

Si estos datos se analizan desde el componente laboral, investigaciones recientes del Banco Mundial y otros organismos de cooperación internacional, certifican lo que la mayoría de los ciudadanos dicen: “por cada hectárea de tierra dedicada exclusivamente a la producción de alimentos se generan en promedio tres empleos directos”.

Bajo estas estadísticas, si en Fonseca se dedican 10.000 hectáreas (el 22 % de las tierras rurales) únicamente a la producción de alimentos, se pueden generar 30.000 empleos directos. Este número, es tres veces la población laboral de la mina del Cerrejón. Parece un sueño o una ilusión, pero, ejemplos en el mundo para demostrar esta información sobran a manos llenas.

La potencialidad de cultivos y trabajo de la tierra en el pueblo son variadas. Ya desde la administración pasada hay información que debe ser aprovechada. Se caracterizaron dos productos que, organizados, desde la selección de la semilla, pasando por la cosecha, la venta y la posventa, pueden darle un nuevo impulso a la realidad del municipio: el café y el arroz. Estos dos bienes ya cuentan con cadenas de comercialización propias y en el territorio tiene una alta potencialidad. 

El cultivo de arroz, por ejemplo, en Fonseca junto con Distracción siembran un aproximado de 1.500 hectáreas y se cosecha un aproximado de 3.771 toneladas. En estos dos municipios una hectárea de tierra dedicada a la producción de arroz, da como resultado en promedio 4,8 toneladas. Este valor, según estadísticas del DNP, es solo 0,1 toneladas por debajo del promedio nacional.

Desafortunadamente estas dos actividades, se desarrollan, en muchos casos, de manera empírica. Esto impide logar los resultados requeridos, como tampoco, la recolección de datos e información estadística clara, para medir y analizar el comportamiento real de la actividad.

Estos sectores son solo un ejemplo, pero lo importante es la actualización del EOT. La actualización de esta herramienta le permitirá a Fonseca definir la “trilla” por la cual se debe enrutar el crecimiento del municipio.

Ya la administración actual lo hizo con la aprobación de un buen plan de desarrollo, pero este solo dura cuatro años y para las futuras administraciones, saber cuáles son los sectores donde se pueden crear beneficios altos a partir de las inversiones públicas, de la empresa privada y los ciudadanos que se asienten en el territorio, será una oportunidad única.

Se requiere de información actualizada, real y aplicable, un buen EOT es la guía para que los ordenadores del gasto, utilicen con claridad y eficiencia los recursos escasos.

-Publicidad-