Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Publicidad-
-Publicidad-

“En la pugna entre interpretaciones que se producen en el espacio público político solo hay participantes que se comprometen, es decir, participantes que a la luz de orientaciones valorativas que compiten entre sí, discuten acerca de cómo entenderse a sí mismo” expone Habermas en el libro “más allá del estado nacional”, lo que invita a pensar en el compromiso y los espacios hasta donde el eco permite replicar tu voz.

Las protestas en la dinámica de una sociedad con un propósito serio de madurar, pueden recorrer dos caminos, uno de ellos, el de la bulla y actos sin sentido que llevados al estancamiento eterno busca justificar una lucha entre los iguales, y el otro, la presencia fuerte y consistente de una voz que tiene la intención de propagarse en la historia y encontrar materialidad en una nueva realidad.

-Publicidad-
-Publicidad-

Jürgen en sus textos rescata para nuestro momento, la importancia del ciudadano y su poder en la deliberación simple y directa entre él y la institución, así que podríamos decir, que entre más actores, las propagandas dispersan las realidades y discusiones a otros estadios, por ello cuando creemos que el gato es feroz, su atención se va a las bolas de hilos y la luz rebelde, y ahí el manipulador se preocupará solo por un mínimo aruño en la piel.

Lo más importante es comprender que el principal y real problema está en quien sentado y con la mirada en un sitio, cree se encamina a solucionarlo, y entonces reacciona, pero no es un tema de reacción, eso es lo que menos preocupa al estamento que pretende remplazar al estado.

El alemán entiende que la historia ofrece particulares elementos en la construcción de un estado ideal, en tanto la historia te arroja detalles buenos y malos, que deben saberse aprovechar por quienes en una sociedad interactúan focalizados en procura de las soluciones estructurales y no coyunturales, última idea que pretenden vender quienes acuden a los discursos del miedo, como publicidad que trata de explotar la idea del momento.

La verdadera “lucha” pacífica implica en quienes salen a ella, desprenderse de una mirada particular y entender que el estado funciona así, básicamente porque lo hemos permitido, no porque ellos han querido, es casi como pensar en perdonar a quien te golpea, bajo el supuesto de creer que te ama.

La realidad de nuestro tiempo, implica entender que la solución no son los saqueos y vandalismo y menos la “lucha entre los pares” como diría alguna canción, la “lucha” debe salir de ese terreno, y trasladarse a la dialéctica de las ideas bajo otro matiz; lo que para haber más en la historia ha encontrado la justificación de un estado transformador, en nuestros tiempos toma fuerza en tanto el sistema es corrupto porque quienes se sientan en sus dignidades, proceden de un sistema corrupto, y el sistema repela una idea estructural.

Así las cosas, como la canción del día tras día y de la tarea por vivir la vida, implican asumir la protesta eterna en distintos estadios, hoy en las calles con un mensaje poderoso para el sistema, pero que deberá retornar y llevarse a otro más importante, aquel en el que se sustenta las verdaderas reglas que le preocupan al lobo merodeador, esta protesta deberá enviar un mensaje claro para el próximo año a quienes bajo el supuesto de abrazos falsos y periódicos, además de propuestas convenientes, pretenden convencer a un poder deliberativo.

La verdadera protesta encontrará un foco de acción en decirle por el instrumento democrático a quienes se creen el estado, que este, encuentra realidad en la historia de la juventud que ha decidido tomar sobre sus hombros el peso de la responsabilidad, y que no acuden a la historia, como quien repasa la tarea porque la ha olvidado, sino como quien acude a ella porque le permite identificar el discurso estéril.

Finalmente frente a los desastres que pretende resaltar el estado, me quedo con los jóvenes que han decidido tomar las riendas de su país de manera pacífica, incluso a costas de sus vidas, a ellos alrededor de la imagen de Francisco el hombre en Riohacha, a los pies de la india catalina en Cartagena, en los ríos de esperanza en Cali y Barranquilla, a quienes en Bogotá se han cansado, es posible decirle que quienes no son ellos, están hablando por ellos, y es el momento de dejar sobre la mesa la idea que en 2022 sabrán de su decisión, esa es la verdadera y eterna protesta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here