Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Publicidad-

El momento que vive el departamento de La Guajira es único, nadie podía hace 6 meses predecir un momento económico y social peor que este. El desempleo con números nunca antes vistos desde que el Dane lleva registro; la pobreza monetaria y extrema que crece directamente proporcional al crecimiento del desempleo y por supuesto, la desigualdad, la inequidad y todos esos elementos que sirven para mirar la salud administrativa de un territorio marcando números en rojo.

Ya como sociedad, veníamos de vivir la que se podría catalogar como la peor década desde que el departamento tiene vida administrativa. Cuando se pensó que nada podría ser peor, llega la covid–19 y apagó todos los motores productivos de la economía. Pero cuando al fin se pensó que entramos en la senda de la recuperación, apareció el paro en la empresa más grande y representativa del departamento. Ya hoy Cerrejón completa dos meses sin funcionamiento, creando un problema de empleo y de recursos para los municipios del Sur del departamento, que hasta ahora mostraban mejores resultados. 

Este reconteo de situaciones sirve para deducir que, este momento requiere de soluciones nuevas, de soluciones innovadoras, de soluciones impensables. Las respuestas a los problemas que tiene el departamento de La Guajira, debe incluir en su conjunto a la sociedad civil, la empresa privada y todo el Estado, que, en cabeza de la gobernación, deben crear una hoja de ruta única, de lo contrario, lo que pueda pasar en unos años tendrá unos efectos catastróficos, quizás, desconocidos hasta para la academia.

-Publicidad-

Cada agente económico debe jugar un papel fundamental, pero el principal debe ser el Estado, que debe aplicar medidas desde la institucionalidad para superar la crisis. Pero, ¿cuáles son esas medidas institucionales? se preguntarán algunos. Desde mi punto de vista creo que la respuesta es sencilla. La institucionalidad guajira debe hacer todos los esfuerzos posibles por recuperar la confianza de la sociedad y de los empresarios que no creen en su buen actuar y que no se sienten representados, tanto nacional, departamental y local.

El ciudadano no se debe sentir perseguido por las autoridades y tampoco debe sentir que cada peso que paga de sus impuestos se lo van a robar. La corrupción le ha hecho mucho daño a este territorio. Es hora que la sociedad sienta que tiene representación, que hay un liderazgo capaz de transformar esta realidad.

Conjuntamente a esta actividad, la institucionalidad debe propiciar el aprovechamiento de las ventajas absolutas, comparativas y competitivas, que están ya diagnosticadas y quizás, sobrediagnosticadas, pero la desactualización de los Planes de Ordenamiento Territorial no permite definir indicadores para hacerles seguimientos de cumplimiento.

La ventaja absoluta más representativa del departamento está definida desde el siglo pasado, la generación de energía a partir de viento, de sol y del agua. La institucionalidad debe hacer el esfuerzo máximo por garantizar que la mayor cantidad de recursos queden en manos de los guajiros y por supuesto en el bolsillo de la gobernación y las alcaldías para la inversión de social.

El Estado, la sociedad y los empresarios guajiros, deben juntar esfuerzos porque exista una gran empresa pública, mixta o privada, en la generación de energía en el departamento, con oficinas en los municipios de influencia de los proyectos y que demande la mano de obra local, de lo contrario, serán riquezas que se la gozarán y la bailarán otros, ya ejemplos hay muchos.

Otras ventajas absolutas están en la agroindustria, el turismo, el comercio legal y la puesta en marcha de la Represa del Río Ranchería, deben ser apuesta reales, que bien planeadas pueden transformar la vida de este territorio.

Fruto de esta crisis muchos municipios pueden quedar desfinanciados, por lo tanto, hay que buscar la forma de generar recursos nuevos y frescos, ¿qué se puede hacer para reactivarlos? La asociatividad es la salida.

La constitución, en sus principios más puros promueve la creación de Distritos, áreas Metropolitanas, el trabajo conjunto entre municipios, está es la clave para superar la crisis. Municipios con problemas comunes pueden y deben juntar sus recursos, propuestas e ideas para solucionarlos.  

-Publicidad-