Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Publicidad-
-Publicidad-

En la cultura, la mujer tiene un rol importante, es la base fundamental que dio origen a la sociedad wayuu. Aunque históricamente el rol de la mujer ha estado relacionando con su capacidad reproductora, a los quehaceres del hogar y su función como transmisora de costumbres y tradiciones ancestrales, también ejerce otros roles dentro de la comunidad que valen la pena resaltar.

A través del tiempo la mujer wayuu como gestora principal de la identidad étnica, ha conservado y transmitido el conocimiento de sus ancestros, posee la capacidad de plasmar su pensamiento mítico en simbologías en su rostro, de convertir la naturaleza y su realidad en arte a través del tejido, la danza y la alfarería.  La mujer wayuu es símbolo de creatividad, fortaleza, respeto y valentía.

Además, La mujer wayuu posee un significado cultural, simboliza la gran madre tierra que dio origen a la humanidad. Como base fundamental de la familia, continúa transfiriendo el linaje y los conocimientos ancestrales, resguarda secretos místicos y adorna el desierto de La Guajira con su belleza exótica.

-Publicidad-

Actualmente, gracias a que muchas mujeres wayuu han salido de su entorno cultural o “ranchería”, para capacitarse y mejorar las condiciones de su vida y de su comunidad, han logrado grandes cambios y avances en el campo profesional, social, laboral y político. A pesar de ser influenciadas por otras culturas, han enfrentado desafíos y paradigmas, logrando participar en sociedad, sin desligarse de su etnia.

Si bien, la sociedad wayuu se caracteriza por ser matrilineal y la mujer desempeña un papel fundamental en la continuidad y aumento del clan, en épocas anteriores, la mujer tuvo diversos roles en la cultura; no solo se dedicaba a la labor doméstica, elaboración de artesanías y al cuidado de los hijos, sino que ha tenido un papel activo dentro y fuera de su comunidad.

Antes que nada, la mujer wayuu cumple un rol importante en las disputas interfamiliares, aunque esto no sea considerado un asunto femenino, durante los enfrentamientos armados la responsabilidad económica del grupo familiar recae sobre ella, además le corresponde hacer con valentía el levantamiento de los abatidos y dar pronta sepultura a los parientes que hayan muerto en el encuentro.

Por otro lado, algunas mujeres conocidas como parteras, tenían la tarea difícil de asistir partos y recibir niños, otras cumplen un papel importante en la exhumación de restos humanos, dado que, en la cultura wayuu, la exhumación es una tarea exclusivamente de la mujer. Para este oficio la mujer es adiestrada previamente y esta práctica se realiza entre los miembros de la familia materna.

De igual modo, se creía que la mujer wayuu poseía ciertos dones divinos, por ello, se destaca la importancia que tiene dentro de la comunidad la mujer Ouutsü o medica religiosa. Mujer de gran estima y respeto en la etnia por su gran labor de intervenir entre los wayuu y las fuerzas sobrenaturales, para curar enfermos, preparar contras, interpretar sueños y conocer las plantas medicinales.

La mujer Ouutsü para la etnia representa autoridad espiritual y a través de las ceremonias y rituales existentes en la cultura, también transmite su conocimiento de generación a generación.

En resumen, aunque la mujer wayuu haya tenido diferentes cambios en la cultura, su importancia dentro de la misma se mantiene. Aun cuando estén estudiando carreras universitarias, algunas ya sean profesionales, ocupen cargos públicos y se consideren grandes líderes sociales. Incluso, si practican el cristianismo, hablen español, utilicen tacones, se maquillen o no vistan con mantas, no nos desliguemos de nuestra etnia.

Continuemos siendo transmisoras de saberes culturales, instruyendo a las nuevas majayut para que la esencia de ser mujer jamás desaparezca, y así mantener la autonomía, la lengua y la continuidad de nuestro pueblo.

-Publicidad-