Los primeros 100 días de Cubita, un Alcalde que no elegí

Juan Sebastián Otero
Juan Sebastián Otero
Ingeniero geólogo y activista social, joven comprometido con La Guajira, opino objetivamente sobre temas políticos y ambientales.

Los primeros 100 días de un Alcalde son cruciales para sentar las bases de su gestión y marcar el rumbo de su liderazgo. En el caso del alcalde de San Juan del Cesar, sus primeros meses en el cargo han sido verdaderamente sorprendentes. A pesar de no haber votado por él, ha demostrado una capacidad excepcional para unificar a la comunidad al tener en cuenta los sectores más diversos y crear un plan de desarrollo inclusivo.

Asimismo, su cercanía con la ciudadanía y su humildad han dejado una huella imborrable en aquellos que no votamos por él. Quizás a muchos le sorprenda que sea yo quien salga a reconocer el buen trabajo del Alcalde, pero como dice un dicho “al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”.

Desde el inicio de su mandato, este Alcalde ha dejado claro que su compromiso es con todos los ciudadanos, sin importar su origen étnico, su género o su edad. Ha comprendido la importancia de escuchar a los jóvenes y a los grupos minoritarios, reconociendo su potencial y su valiosa contribución a la sociedad. A través de múltiples encuentros y mesas de diálogo, ha logrado involucrar a estos sectores en la toma de decisiones y en la creación de políticas públicas que realmente respondan a sus necesidades.

Uno de los aspectos más destacados de su gestión ha sido la creación de programas y proyectos enfocados en el desarrollo del municipio, esto lo puedo afirmar porque en una mesa de diálogo que asistí donde se discutía el plan de desarrollo, pude corroborar que es un plan acorde a las necesidades de la comunidad. Ha entendido que somos nosotros, los jóvenes, quienes construiremos el futuro de nuestra comunidad, por lo que ha prometido educación de calidad, acceso a oportunidades laborales y fomentar actividades culturales y deportivas.

Además, este Alcalde ha demostrado gran cercanía con el pueblo, a diferencia de otros líderes políticos, no ha perdido su humildad ni su conexión con las personas que lo eligieron y también con aquellos que no lo hicimos. Estuvo del lado de la comunidad y mantuvo su posición firme en la problemática que se presentó entre la empresa Air-e y los habitantes de unos barrios en el municipio.

Es importante resaltar que el impacto de este alcalde ha trascendido las expectativas de aquellos que no ejercimos su voto por él. Esta sorpresa ha generado un ambiente propicio para el diálogo y la colaboración, permitiendo así que se consigan acuerdos y se avance en la solución de los problemas de la comunidad. A pesar de eso, le sugiero que acate el llamado que hace un concejal para la creación de una política pública en beneficio de los animales, San Juan lo necesita.

Los primeros 100 días de un Alcalde pueden ser determinantes para el futuro de un municipio. En el caso de Cubita, su enfoque inclusivo, su compromiso con los jóvenes, su cercanía y humildad han sido los pilares de su éxito. Ha logrado unir a la comunidad en torno a un plan de desarrollo que responde a las necesidades de todos. La capacidad de Cubita para sorprender a aquellos que no votamos por él demuestra que es posible construir puentes y superar diferencias en beneficio de todos.

Esperemos que estos primeros 100 días sean solo el preludio de una gestión exitosa y transformadora. La capacidad de Cubita para sorprender a aquellos que no depositamos su confianza en él es un indicio de que está dispuesto a trabajar para el bienestar de todos, sin importar diferencias políticas o ideológicas. Su liderazgo inclusivo y su compromiso con la igualdad son ejemplos a seguir para otros líderes y funcionarios públicos.

Otra sugerencia que le hago al alcalde es priorizar la educación y el desarrollo de la zona rural, ya que solo nos quedan estos 4 años de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial (Pdet) y el alcalde anterior ejecutó menos de 30.000 millones en los 4 años a través de este mecanismo, quedándose muy por detrás de Fonseca y Dibulla (Los otros 2 municipios Pdet del departamento). Si quiere ser un Alcalde que quede en la historia ponga primero la educación como lo ha prometido y no se olvide de la zona rural.

Me gustaría aclarar que desde mi posición seguiré con el ejercicio de veeduría ciudadana, velando por el respeto de los recursos públicos y denunciando cualquier indicio de corrupción que pueda tener esta administración.

En resumen, este alcalde ha demostrado que es posible gobernar de manera inclusiva y cercana a la comunidad. Esperemos que continúe trabajando con la misma pasión y compromiso para lograr un municipio más próspero y justo para todos.

Últimas noticias

Artículos relacionados

Arrastre para mover

Ir al sitio