Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Aviso-
-Publicidad-

El departamento de La Guajira es uno de esos territorios únicos en el mundo, que todos quieren conocer, que todos hablan de él, pero que no se le da la importancia que merece.

En La Guajira por donde se mire hay un acumulado de riqueza natural única, que muy pocos países en el mundo tienen y envidian. Este territorio es una despensa de animales de crianza, árboles frutales y maderables, tierras fértiles, recursos minero energéticos, aguas dulces y saladas, variedad de climas, ecosistemas y especies animales y vegetales.

Esto es algo que ya se ha repetido hasta la saciedad y vale la pena volver a decirlo, los guajiros debemos convencernos de lo que tenemos. 

Habitan en este territorio diferentes tipos de culturas, con grandes diferencias sociales, económicas y religiosas. Hay una gran cultura indígena, que dentro de la mística que la envuelve, por dentro y fuera del territorio son completamente distintas. Esta es una riqueza única y valorada en un mundo cada vez mas homogéneo, un mundo de vanidad, de apariencias y de consumismo.

Existen y existieron territorios negros, palenques, lugares donde aún habita la cultura negra africana, que aún conservan muchas de las tradiciones. Junto con los indígenas y negros, hay la más grande presencia de ciudadanos de origen sirio-libaneses, estando la mayor concentración de musulmanes en Maicao, donde se encuentra la segunda mayor mezquita de América Latina.

Esta situación junto con la mezcla del habitante caribe con la sociedad europea, hacen ver a La Guajira como un lugar de riqueza natural y cultural única, una mezcla propia de algunas de las grandes metrópolis del mundo, hacen a este territorio un lugar encantador.

A pesar de esto, hoy el departamento tiene los peores indicadores socioeconómicos del país. Temas tan sensibles como muerte de niños por desnutrición,  pobreza monetaria extrema, índice GINI, el desempleo, entre otras, son indicadores con números en rojo peores a los registrados en el inicio del siglo XXI, peores a los registros del África subsahariana, el ejemplo de pobreza en el mundo.

Es tan diciente la situación que, territorialmente La Guajira podría ubicar a departamentos como Risaralda, Quindío y Atlántico dentro de los municipios de Riohacha, Uribía y Manaure. Estamos hablando de que más de 30 municipios, con todas sus personas, más de 4 millones entran espacialmente en tres municipios de La Guajira, pero a pesar de esto, el territorio de Padilla posee unos valores económicos, sociales y hasta políticos diferentes a los territorios antes mencionados.

Y es precisamente aquí donde está el meollo de esta nota, ¿por qué un territorio tan grande y con tanta riqueza vive en una situación de pobreza? La explicación desde la economía es clara, los tres factores fundamentales para generar desarrollo, crecimiento y beneficio financiero para los dueños del capital no funcionan de manera integral. La Tierra, el Trabajo y el Capital, no se encuentran. El campesino no tiene tierra, el capital de las microempresas es, el gota a gota, lo que impide la generación empleo formal y de calidad.

La desigualdad es, quizás, la principal razón para la poca generación de riqueza. El índice GINI entre el año 2016 y 2017 en el departamento, tuvo un coeficiente de 0,543, en el 2018 creció hasta el 0,553, y se ha mantenido en este valor. Esto significa que cada día que pasa los ciudadanos ricos, son más ricos y los ciudadanos pobres, son más pobres.

Se debe con urgencia revertir esta situación, la única garantía para que exista un funcionamiento armónico de la economía y se genere realmente riqueza es que la tierra y el dinero (que hoy los tienen unos pocos), se una al trabajo. Sin esto no hay riqueza, no hay dinámica, no hay ahorro, no hay desarrollo económico.

La invitación de esta nota no es la expropiación ni mucho menos regalar los factores de producción, se requiere que la sociedad en su conjunto nos pensemos como un único motor generador de riqueza, que se ubiquen los recursos escasos en los sectores estratégicos para generar beneficio de la económico, para generar riqueza.

-Publicidad-

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here