Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Publicidad-

No pensé escribir esta reflexión, pero la pandemia nos ha llevado a eso, y más culminando el 2020, época que nos enguayaba, pensando en lo hecho y dejado de hacer.

Leyendo la columna en riohacha los escritores se hacen escribiendo, de Deibis Amaya, publicada en laguajirahoy.com, el pasado 2 de diciembre, veo como hay historias que se entrelazan. Con él nos conocimos en Valledupar, siendo estudiantes de Ingeniería de Sistemas de la universidad Popular del Cesar. 

Él, al igual que yo, desde joven soñó con las letras; pero también las dejó a un lado, por sus estudios profesionales y ocupaciones laborales. Colombia es un país en donde se desechan los talentos, castigando esas capacidades creativas, que hoy tienen en la punta del iceberg a muchos países, ejemplo Estados Unidos.

-Publicidad-

Eso me hizo recordar aquel encuentro con el compositor Rosendo Romero, en el centro comercial Guatapurí en Valledupar, quien al presentarme con un amigo suyo, le dijo: “Armando compone muy bien, pero se ha dejado absorber por la profesión”. Esto ha dado vueltas en mi cabeza por muchos años, pero creo que el temor al rechazo de mis creaciones me impidió compartirlas. Tal vez por la pandemia es que he comenzado a desempolvarlas y sacarlas a la luz, para salvarlas de los anaqueles del recuerdo. 

No pensé que un proyecto del cual fui cofundador, el grupo cultural Raúl Gómez Jattin, le devolviera a Deibis ese espacio para dar vida a sus historias. Lo que Deibis tampoco sabe, fue que él ayudó a despertar en mí las ganas de volver a escribir, al invitarme a publicar en su revista literaria La Iguaraya, espacio que tuvo que frenar por sus ocupaciones, pero que debería ser apoyado para visibilización de nuestros escritores guajiros. Con su invitación descubrí que escondemos talentos que otros nos aclaman.

Viendo ese paralelismo entre ambos, y hoy confluir en este portal, él por invitación del director y yo por esa chispita que fluyó como el Fénix, más el apoyo de la doctora Emilce Sánchez y del mismo director Climaco Rojas Atencio; compartiendo opiniones y reflexiones. Con esto confirmo que no podemos dejar que nuestros talentos se pierdan como el humo en la montaña.

Esto no se ha dado como cosa perdida, por el contrario, se ha ido hilando. Volver a escribir ha sido mi mejor arma para hacer frente a esta pandemia. Esas largas horas sin hacer nada, se privilegiaron con la producción de mi mente creativa. Esto en nuestra región de pronto no da un retorno económico, pero llena el alma de nosotros los creadores y de aquellos a quienes tocamos con lo que hacemos.

Hoy me enorgullece saber que tengo almacenada una vasta producción literaria y musical, que estoy comenzando a dar a conocer a través de mis redes sociales Facebook: https://www.facebook.com/CreacionesDeArmandoLopezSierra y Youtube: https://www.youtube.com/user/armandolopezsierra y mi blog: https://armandolopezsierra.wordpress.com/. Que así como nos compartió Deibis que sentía que comenzaba a ser reconocido en su tierra, así mismo lo estoy sintiendo yo, al obtener una mención de honor con “Prueba de Amor” en el concurso de canción inédita y salir entre los tres ganadores en el concurso de cuento corto con “No hay nada oculto”; todo esto en el marco de la convocatoria arte en aislamiento 2020, realizado por el Fondo Mixto de Cultura de La Guajira; así mismo, poder ser leído en este portal por mis coterráneos.

Por eso hago el llamado, al igual que Deibis, para no dejar que se pierdan nuestros talentos, por estar ocupados en el día a día y dejar de creer en nosotros, en nuestras capacidades. Busquemos la manera de estimular y apoyar a nuestros talentos guajiros en el deporte, en la cultura, en la ciencia, en el emprendimiento y en cualquier otra área en que veamos la oportunidad de sobresalir y de mejorar a nuestro departamento.