Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Publicidad-
-Publicidad-

Como es bien sabido toda la región Caribe sufrió con la pesadilla de Electricaribe, empresa esta que por más de diez años le prestó un pésimo servicio de energía.

Pues bien, La Guajira, por estar en la cola del sistema, ha llevado la peor parte, al tener que soportar con estoicismo y con la paciencia de Job los continuos apagones, racionamientos no programados disfrazados de “mantenimiento”, así como las oscilaciones de voltaje, con el daño consiguiente de los artefactos eléctricos.

Y, como según la Ley de Murphy, todo aquello que anda mal es susceptible de empeorar, cualquier falla o mantenimiento de la línea de conducción de la energía a 110 KV hasta Maicao, Riohacha, Uribia y Manaure, privaba a estos municipios de este servicio esencial.

-Publicidad-

Un estudio técnico adelantado por la Upme llegó a la conclusión, aludiendo a esta falencia, que “la ausencia de las obras de refuerzo eléctrico implica una situación de desatención del abastecimiento de energía en su área de influencia”.

Así nació la necesidad de adelantar el proyecto del anillo eléctrico que uniera la Subestación de Cuestecitas con los municipios de Riohacha y Maicao, con el objetivo de estabilizar el servicio de energía y mitigar las contingencias a las que están expuestos.

Como Senador de la República me abanderé de esta iniciativa, la que debí retomar años más tarde como Ministro de Minas y Energía. En efecto, prioricé dicho proyecto en el Plan5Caribe para su ejecución, con mensaje de urgencia, como quedó consignado en la Resolución 093 de 2014 de la Creg.

Estas consideraciones me permiten poner en contexto y ponderar la importancia de este proyecto largamente aplazado en el Departamento de La Guajira, el cual, por fin es una realidad, después de superar un impasse provocado por quienes a última hora se interpusieron en el camino tratando de sacarle provecho personal recurriendo a tretas jurídicas que, afortunadamente, fueron declaradas improcedentes por el Tribunal Superior de Riohacha.

Este anillo eléctrico Riohacha – Cuestecitas – Maicao, consistente en un tendido de red redundante con la subestación de Cuestecitas como viga de amarre, clave para mejorar la calidad de la prestación del servicio a todo el norte del Departamento.

Gracias al mismo se contará con una red eléctrica más robusta y va a posibilitar que el servicio de energía gane en estabilidad, confiabilidad y se evite, de una vez por todas, las fluctuaciones de voltaje que daña los electrodomésticos y demás artefactos eléctricos. Al contar con esta línea de refuerzo se reducirán a su mínima expresión las constantes interrupciones en la prestación del servicio.

Mi gestión para hacer posible su ejecución comenzó en el Senado de la República y la continué como titular de la Cartera de Minas y Energía. En efecto, el primer paso que dimos desde el Ministerio fue el diseño del Proyecto, del cual hicimos entrega en el Despacho del alcalde Mayor del Distrito de Riohacha Rafael Ceballos, con la presencia además de los alcaldes de Manaure, Uribia y Maicao el 22 de mayo de 2014.

Estas fueron mis palabras, a propósito de este hito tan importante para la suerte del Proyecto en cuestión: “con esta línea redundante se mejorará la calidad de la prestación del servicio de energía eléctrica para todo el norte de La Guajira. Allí está asentado el 60 por ciento de sus usuarios de La Guajira”.

Dijimos, además, que “la ejecución de este proyecto se enmarca en la decisión del Gobierno Nacional para anticipar obras de infraestructura eléctrica en la región Caribe y que han sido catalogadas de muy alta prioridad. Para tal fin, el ministerio de Minas y Energía expidió la Resolución 9 0506 del 12 de mayo”.

Esta tuvo por objeto agilizar y hacer más expeditos los procesos de contratación y ejecución de los proyectos, una especie de “urgencia manifiesta”.

Finalmente, podemos afirmar, apelando al pasaje bíblico, que hay tiempos de sembrar y tiempos de cosechar y se cosecha de lo que se siembra y este es el caso.

La buena noticia para los usuarios del servicio de energía de los municipios de Riohacha, Maicao, Uribia y Manaure, es que la empresa contratista Elecnorte, ya concluyó las obras y el anillo se energizará en los próximos días.

Seis años después de mi retiro del ministerio de Minas y Energía, La Guajira sigue recogiendo los frutos de la cosecha de lo que sembré a mi paso por el mismo para su ¡beneficio y progreso!

-Publicidad-