Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Publicidad-

En Septiembre no solo se celebra amor y amistad, también se conmemora el Día Internacional de la Mujer Indígena. A propósito de ello, el colectivo Empoderamiento Cultural (antes Empoderamiento Wayúu), el colectivo Mujeres Wayuu y la Fundación Saain Wayuu con el apoyo de USAID, ACDI/VOCA Colombia y el Fondo Mixto, hizo el lanzamiento del ciclo de conferencias que estarán organizando, al cual le dieron apertura con el “Conversatorio Internacional: Realidades y Retos de la Mujer Indígena Latinoamericana en Tiempos de Pandemia”.

Esta conversación fue realizada con la participación 7 mujeres de distintos países entre ellas: Marbelina Oller C. etnia Gunade Panamá, Jenny Yallico etnia Waranka de Ecuador, Jeritza Pérez Standford etnia Miskita de Nicaragua, Martha Peralta Epieyú etnia Wayúu de La Guajira, Adriana Quinto Sánchez etnia Nasa del Cauca, Liliana Pujimuy Janamejoy etnia Inga de Nariño y Stella Pérez Sánchez etnia Sikuani de Arauca; la dinámica de esta conversación estuvo inspirada en el OutkajawaSüpülaAshajawa (Círculo de La Palabra) o el OutkajawaSauuWakuaipa (reunión).

Este espacio de reflexión, participación y como medio formativo creado con el propósito de visibilización del rol de la mujer como eje de desarrollo, reconociendo su papel en sus pueblos, es decir, la mujer indígena como agente activo y permanente de cambio, permitió conocer las realidades y los retos a los que se enfrentan estas mujeres indígenas en la actualidad en distintos espacios siendo esta protagonista del desarrollo de su territorio.

-Publicidad-

Las mujeres indígenas del continente dan y seguirán dando la batalla contra la desigualdad, contra el racismo, contra la violencia, el sexismo y la pobreza, representa en el mundo, un vínculo con la madre tierra y la espiritualidad, además en los pueblos aporta la filiación familiar claníl, es la madre tejedora y la portadora de los saberes asociados a la espiritualidad, a la medicina tradicional, al arte y a la educación propia, sus liderazgos y luchas nos hacen pueblos con derechos reconocidos por nuestros países; un legado que han mantenido y que trabajan para continuar en el camino de garantizar los derechos, dignidad, autonomía y protección de sus territorios ancestrales.

El 5 de septiembre Día Internacional de la Mujer Indígena, fecha establecida en 1983 durante el segundo encuentro de organizaciones y movimiento de América, permite recordar las grandes actuaciones heroicas de las mujeres de pueblos originarios que han luchado durante décadas por los derechos humanos de sus pueblos una de ellas fue, Bartolina Sisa.

«Desde el año 1983, indígenas de distintos países conmemoran esta fecha con la honra que merecen las mujeres portadoras de la herencia cultural y ancestral de estas comunidades; así como también de aquellas que murieron en la lucha contra la discriminación y los abusos cometidos a este género y etnia durante la historia», señala el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas de México. 

Las mujeres indígenas en el mundo son el resultado de un largo proceso de resistencia, transformación y resiliencia. Con base en las realidades, como pueblo originario y como mujer han sido víctima de la exclusión, discriminación, violencia y demás actos que han atentado con su integridad física y cultural lo que impactado y obligado a desarrollar habilidades de resistencia y lucha por defender sus derechos, logrando ser parte de las dinámicas sociales, culturales y económicas regionales.

Marbelina Oller Campos, “Somos mujeres indígenas que venimos de generación en generación siendo creadoras, protagonistas, siendo actores desde su propia historia, son la esencia de la cultura, de la identidad de nuestros pueblos, son el cordón umbilical que conecta la madre tierra. Cada una tiene luchas diferentes y cosmovisiones diferentes. La mujer indígena es la dualidad, la complementariedad de esas dos fuerzas que nos une hombre y mujeres y enlace con la madre tierra”.

En ese sentido, la mujer indígena busca fortalecer la protección de su identidad cultural, reconocer y visibilizar su participación en otros espacios en los que aporta a al mantenimiento de sus pueblos, estructurando perspectivas propias en pro del desarrollo y el cambio en sus territorios desde un diálogo intercultural logran la integración y empoderamiento de la mujer como agente activo y permanente de cambio.