Periodista: según la Real Academia de la lengua
española es la “captación y
tratamiento, escrito, oral, visual o gráfico, de la información en cualquiera
de sus formas y variedades” o sencillamente los “estudios o
carrera de periodista”, sin embargo ser
periodista
es mucho más que esas medidas palabras.
Desde que una persona decide inmiscuirse en esta labor se da
cuenta de que no es tan sencilla como lo imagina, algunos inician en ella y son
víctimas de miles de situaciones que además de atentar con su vida y su
integridad psicológica y moral, también pone en riesgo a sus seres queridos.
En una ocasión, comenta Vladdo el caricaturista de la Revista
Semana desde su cuenta de twitter que, al terminar una conferencia en una
universidad le pidieron un consejo para los estudiantes de periodismo, su
respuesta fue “cambien de carrera”.  Y es
que en este país mantenerse vivo e informar cómo se debe, al mismo tiempo,
suele ser más complicado de lo que aparenta.
Hoy queridos amigos es el día del periodista, momento en que se
conmemora nuestra profesión, incluso para aquellos periodistas de la vida que
hacen su labor mejor que muchos periodistas con cartón que más bien se vuelven
de cartón. Ser periodista es un estilo de vida.
La escritora guajira Fabrina Acosta afirma que en medio de “una
vida de lecturas profundas, interpelaciones, aclaraciones y creatividad, una
vida de letras, de locura y maratones, entre muchas otras situaciones universalmente
bellas no es un día, sino una vida. El periodismo es mostrar infinitas formas
de la realidad que existe solo cuando las mentes acceden a engendrarla”.
Colombia es uno de los países donde resulta más peligroso ejercer
el periodismo y nosotros somos unos valientes que a pesar de ello, salimos a la
calle con grabadoras, cámaras y libretas a demostrar que por el amor que le
profesamos a esta carrera nos arriesgamos y cumplimos nuestra labor de
informar.
Es por ello que este 9 de febrero Laguajirahoy.com hace un
homenaje a todos y todas aquellas personas que ejercen el periodismo como se
debe, con honestidad y transparencia.
Escribió Angie Rosero Ojeda.