Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Publicidad-
-Publicidad-

“La belleza del universo no es sólo la unidad
En la variedad, sino también la diversidad
En la unidad” Umberto Eco

Haciendo un recorrido en retrospectiva, de los alcances académicos, administrativos, investigativos y financieros de la universidad de La Guajira para con la sociedad en general, se evidencia en la consciencia colectiva un reconocimiento institucional que trasciende la dinámica de construcción del departamento.

Las partituras escénicas antes destacadas, se entretejen a partir de la existencia histórica de un hilo delgado donde la fluctuación de lo financiero moviliza el entretejido; precisamente pese a la delgadez del músculo financiero del Alma mater, (por ejemplo: el no giro oportuno de los recursos para el pago de docentes por parte del departamento) los logros obtenidos en los distintos órdenes del manejo de la cosa pública, estiman una mirada, un pensar y repensar, como épico; es un hecho que obedecería a incitar a la reflexión.

-Publicidad-

Esta estrechez financiera es decisiva sobre el constructo de lo alcanzable de la utopía: ser una institución de Educación Superior acreditada; un sueño de todos. Pero,esta quimera está diseminada por altibajos interrelacionales del orden interinstitucional, que parecen sugestionarnos a esa intención de aparecer en el momento de hacer cumplir el Plan de desarrollo y afines presupuestales del orden institucional.

He aquí el problema, es cada día más innegable que las grietas planteadas por la fuente de financiación altera el ritmo de crecimiento institucional. De esta forma, se estima incontrovertible que el entretejido sistémico está ad portas de una parálisis total y en cercanía de tirar por la borda los logros que nos acercan al sueño de todos.

La perspectiva que se puede obtener en la configuración de la instancia gubernamental para con UniGuajira, es que la misma representa los intereses disímiles de la sociedad, por ello la cita de este artículo, sin duda atractivo, aspira específicamente inducir a la reestructuración de una de las particularidades del entendimiento humano: su sistema comunicacional diverso.

Considerado del supuesto de que el diálogo para la administración departamental, existe en la medida que se entienda de no tener los recursos financieros para cubrir sus obligaciones para con el campus universitario, es un problema cierto, crítico y apremiante. En esa medida, el espectro comunicacional interinstitucional no existe desde la perspectiva unidireccional. Lo que es correspondiente a una configuración de desorden en la administración de la democracia como la nuestra.

Lo que se distingue, además, por la acción coactiva procedimiento previsto por la ley, ejercitado por la universidad de La Guajira, a las cuentas financieras del departamento, el invite permanente al diálogo, el unísono de la voz e inquietud estamentaria en la búsqueda de solución a la problemática planteada y las ganas de todos, de seguir creciendo como Institución de Educación Superior.

Justamente a causa de lo anterior, es inaplazable y vital un vuelco comunicacional interinstitucional profundo.

Somos muchos, somos todos, que comparecemos ante el asombro de lo impropio en las respuestas gubernamentales que tiene todas las herramientas de poder para decidir sobre la problemática planteada, y que afecta la institucionalidad de UniGuajira; el desajuste comunicacional que adelgaza el entendimiento y comprensión entre las partes, puede peligrosamente convertirse en una política estatal en detrimento del bien común.

Todo lo expresado, se debería atemperar y considerar con la fuerza de la voluntad política, la legitimidad institucional, el apremio de dar respuesta a la sociedad en el orden de Educación Superior y la edificación de ciudadanía que La Guajira exige por décadas.

El intento de hacer algo, es valioso. Estamos en el tiempo justo y preciso. No es inalcanzable trastocar la “práctica comunicacional no deseada”. Por el sendero del entendimiento, comprensión, comunicación y respeto, es espléndidamente factible pasar la página. Especialmente porque la sociedad guajira está ávida de ello. Y no es tan complicado hacerlo.

Construir una interrelación institucional fluida (Departamento – UniGuajira) que proporcione confianza, recibirá por parte de la ciudadanía, un gesto de reciprocidad. Y del mismo modo, los pasos dados serán abrigados por la historia.

-Publicidad-