Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Publicidad-

Durante este periodo de cuarentena ante la pandemia producida por la covid-19, han aflorado varios tipos de héroes extendiendo el homenaje a médicos, enfermeras y demás profesionales de la salud con todo el personal de apoyo que labora en los centros de atención para enfrentar este reto para la humanidad.

En estos momentos evoco a los docentes de la zona rural del municipio de Maicao, quienes profesionalmente se han convertido en mis héroes; estos personajes (en el buen sentido de la palabra) acostumbrados a ponerle el pecho a los arroyos crecidos en temporada de lluvias para llegar a su trabajo, liderados por el profesor Jair Guerrero Navarro se vieron obligados a acudir a instancias judiciales y elevar un reclamo justo por el ‘no pago’ de un tiempo de trabajo ante la desidia del alcalde municipal Mohamad Dasuki y de Oscar Niño quien oficia como representante de la administración temporal de educación del municipio.

El pasado 26 de agosto del año en curso, encabezados por Navarro Guerrero, y más de 150 compañeros quienes coadyuvaron la acción de tutela interpuesta a la alcaldía municipal, al ministerio de educación nacional (MEN) y a la administración temporal de la educación, expresaron ante varios medios que el recurso jurídico es a nombre de más de 500 profesores que prestaron sus servicios por un tiempo de 27 días antes de ser nombrados y que supera los 1.000 millones de pesos.

-Publicidad-

“El contrato para la nivelación de las horas académicas” nombre asignado a la figura para poderles cancelar los servicios a los maestros, fue firmado entre la administración municipal y la UT Suchirua Wakuaipa Erikajawua de Maicao, que en todo este engranaje sale beneficiada porque es a quien deben consignarle el dinero reclamado.

Estanislao Zuleta gran pensador y autodidacta colombiano en una de sus obras escribió “el discurso del otro no es más que un síntoma de sus particularidades, de su raza, de su sexo, de sus neurosis, de sus intereses egoístas”, a tal punto llegó para el alcalde su arrogancia que los demandantes debieron incluir en el proceso la exigencia de dar respuesta a un derecho de petición fechado con tres meses de anterioridad, por la apatía ignoró su deber.

Mientras el alto funcionario de la secretaria de Educación parece que aún no conoce las necesidades del sector educativo donde llegó a laborar como salvavidas enviado por el gobierno nacional, pero él naufraga en las turbulentas aguas del desconocimiento.

El pasado 7 de septiembre un juez de la republica falló a favor de los reclamantes y ordenó a los demandados dar respuestas claras, de fondo y congruentes a las peticiones solicitadas y dar soluciones de pago a la deuda entre las entidades involucradas en el litigio.

El humanista brasileño Paulo Freire en una entrevista afirmó “sé que las cosas pueden incluso empeorar, pero también sé que es posible intervenir para mejorarlas”; como muestra de querer mejorar las condiciones de ellos y de sus educandos el 5 de junio de este año Noticias Caracol en emisión del medio día, mostró como este grupo de etno-educadores en la zona del pueblito wayuu lidera la compra del terreno de la escuela donde ellos mismos laboran, para que se pueda adquirir en propiedad y han aportado dinero de su propio pecunio.

Unas instalaciones donde las condiciones son muy precarias como el piso de arena, techos de hojalatas y paredes con madreas entrelazadas con listones del mismo material. En medio de todo es bueno considerar que los docentes han entregado 13 millones de pesos y adeudan 37 millones de pesos.

Con situaciones como esta no se sabe quiénes han administrado la educación con mayor mediocridad, si los representantes de los equipos políticos que han llegado al poder o los interventores que llegaron a nombre del gobierno encabezado por Oscar Niño en la actualidad.

-Publicidad-