Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Publicidad-

La desesperanza que invade el mundo cognitivo, emocional y psíquico de propios y extraños en el departamento de La Guajira, por la presencia del covid-19, ha damnificado el escenario laboral y por ende, económico de la región.

En ese mismo orden, surgen las dificultades académicas que se manifiestan en la desventura de dotación y acoplamiento virtual que “descubrieron” los actores del proceso enseñanza – aprendizaje, evidenciando que, la relación con el escenario de entornos virtuales, dista mucho del trabajo presencial.

Con este panorama dantesco del contexto productivo guajiro, es fundamental indicar que la conexión de todo este establecimiento demanda de algunas circunstancias, determinaciones y esfuerzos, de todas/os, cuyos frutos se reflejen como una apertura a la esperanza de un mejor mañana.

-Publicidad-

En el transcurrir de este presente, la universidad de La Guajira se empeña en ser contestataria a la agresividad de la pandemia, y se involucra en el compactar unos procesos de alta calidad del orden académico, administrativo y financiero, acorde a las exigencias del contexto.

De este modo, el CEO institucional universitario promulga, con sus inmediatos colaboradores, la participación de todos los estamentos de la comunidad universitaria para generar el constructo de un proceso de acreditación de alta calidad institucional.

Esto es, como en su momento lo destacó el inmolado Álvaro Gómez Hurtado, un acuerdo sobre lo fundamental por lo que el cuerpo estamentario intenta articular las exigencias propias del ministerio de Educación, aún, con la presencia de la desventura “descubierta” que merece una contestación pronta, ágil, mesurada y diversa que la institución en pleno pone en desarrollo para encarar la incapacidad del trabajo presencial forzado por el confinamiento.

En aras del cumplimiento del ordenamiento ministerial, la contesta institucional ha requerido un diligente protocolo de adiestramiento e instrucción a la comunidad universitaria y compromiso de todos para con la nueva interacción de trabajo, del mismo modo, a partir del diligenciamiento de la oficina aseguramiento de la calidad se ordenan los procesos que conllevan a articular el nivel de respuesta a las exigencias ministeriales.

Estos componentes han ayudado a contener las consecuencias del covid-19 en la estructura académica y organizacional en UniGuajira, a la par que han provocado de igual modo, ocasiones para discurrir la importancia del establecimiento virtual y digital en el futuro de la educación superior.

De hecho, se puede constatar que en el cumplimiento de los requerimientos para alcanzar los niveles de alta calidad académica, la universidad de La Guajira soporta con suficiencia, el cumplimiento de los mismos, en tal sentido, los programas acreditados (4): Ingeniería de sistema, con resolución de acreditación 003991 del 12 de marzo de 2018; Ingeniería industrial, con resolución de acreditación 002711 del 25 de febrero de 2020.

La Licenciatura en Educación física, recreación y deportes, con resolución de acreditación 012341 del 17 de julio de 2020; Biología, con resolución de acreditación 021362 del 11 de noviembre de 2020, dan fe de ello.

Así, es probable intuir que los programas (27  pregrado – 20 postgrado) ofertados por UniGuajira serán acreditados, en un tiempo menor, por el nivel de compromiso institucional mostrado y la alta formación (Doctores – Magister) de docentes nominados; se acrecentará la propuesta de doctorados y maestrías para cubrir la demanda local, regional y nacional.

Por lo que, la agenda prospectiva del centro universitario deberá continuar con la exigencia de formación de alto nivel (postgrado) con el cuerpo docente; fortalecer el equipamiento virtual y digital, el acrecentamiento de los procesos de internalización de la academia, y con ello, certificar ser una universidad de alta calidad.

Con un escenario lleno de desesperanza la universidad de La Guajira desde su labor gerencial titánica diaria, nos abre la posibilidad de creer en un mejor mañana…con este mensaje preclaro, nos cubre la esperanza.

-Publicidad-