-Publicidad-
-Publicidad-

 Una industria de
licor que se encontraba clandestina en Riohacha, fue descubierta por la propia
Secretaría de Hacienda Departamental.

Se trata de la Industria
de licores de La Guajira, Aguardiente Cardón Guajiro, ubicada en la calle 11 con
carrera 17, empresa que no tiene ninguna legalidad.
La secretaria de Hacienda departamental Ana Carmela Daza Escobar afirmó que
se le incautó una considerable cantidad de licor adulterado o de contrabando,
esto se dio por medio las oficinas de Rentas vinculada a la secretaria
departamental de Hacienda.
En declaraciones la Funcionaria de la secretaria aseguró que “fue necesaria
la intervención institucional porque en el mercado se está distribuyendo un
aguardiente de una supuesta fábrica de licores de La Guajira,  lo que
llamó la atención y prendió las alarmas”.
Comunico también que dicha fabrica, no tiene ningún tipo de permiso
sanitario, ni tampoco tiene en regla los permisos requeridos para el expendio
de licor que garanticen su legalidad, y que la etiqueta que contiene la botella
es un falso registro del numero expedido por el Invima.
Por eso a la hora de comprar licor se le recomienda al consumidor que se
selectivo con los lugares de comprar, siempre verifique las estampillas de
seguridad y su estado excelente, para evitar riesgos que atenten contra la
salud.
Las autoridades competentes se encuentran alarmadas por el aumento de licor
adulterado y la acogida que está teniendo entre la población, la cual en
algunos casos desconoce o se hace la de la vista gorda a la hora de la ingesta
de este tipo de licor.
 
“Lo más preocupante es que con la producción y comercialización de alcohol
etílico adulterado se atenta contra la salud de quienes lo consumen, porque
además el lugar donde se produce el ilegal licor no cuenta con los estándares
sanitarios requeridos por la ley”, explicó Daza Escobar.
 Ana Carmela Daza Escobar
Además de atentar contra la integridad física, también se atentan contra el
crecimiento y mejoras de la salud, ya que todos licores son evasores de
impuestos que en una gran porcentaje van dirigidos al sector salud.
Los controles de seguridad para los establecimientos serán rigurosos, esto
con el fin comprobar que las bebidas alcohólicas allí expendidas tenga sus
sellos de seguridad y el lugar cumpla con los permisos sanitarios establecidos.
 Por lo anterior, Ana Carmela Daza, hace un llamado de cooperación a
la comunidad para que informen a las autoridades competentes sobre los
establecimientos donde se esté vendiendo licor sin estampilla, con registro de
Invima dudoso o adulterado.