Juan Carlos Suaza Movil y José Ramiro Bermúdez Cotes, tendrán que responderle a la Procuraduría el porqué de su actuar con la ciudad de Riohacha.
Juan Carlos Suaza Movil y José Ramiro Bermúdez Cotes, tendrán que responderle a la Procuraduría el porqué de su actuar con la ciudad de Riohacha.
-Publicidad-
-Publicidad-

Por presuntas irregularidades en pavimento y acueducto inconcluso de la Comuna 10

Los administradores de empresas de la universidad de La Guajira, José Ramiro Bermúdez y Juan Carlos Suaza, alcaldes del distrito de Riohacha en las vigencias (2020-2023 y 2018-2019) respectivamente, ya terminaron sus períodos de Gobierno, pero acaban de empezar el viacrucis que probablemente les espera en los procesos disciplinarios que les ha iniciado la Procuraduría General de la Nación.

Los dos están salpicados por la misma contratación que consistía en obras civiles por un monto cercano a los 28.000 millones de pesos que se habían constituido en el más grande anhelo de cerca de 10.000 habitantes de los sectores más deprimidos y populares de la ciudad de Riohacha en la Comuna 10, donde los dos, paradójicamente, fueron apoyados en masa por los electores en sus campañas.

Lo que dice la Procuraduría

El ministerio Público pudo verificar en su investigación, deficiencias técnicas en los estudios y diseños del proyecto que habrían generado un retraso de seis años en la ejecución, a pesar de haber sido advertidas previamente.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

“A las obras les adicionaron algunos elementos que no estaban aprobadas en el proyecto inicial, como la reparación de conexiones domiciliarias de acueducto y gas natural, obras de drenaje y dificultades en la expropiación o compra de varios predios necesarios para dar continuidad a la instalación de las redes, han ocasionado sobrecostos y demoras”, dice la información de la Procuraduría General de la Nación.

La investigación preliminar desarrollada por el organismo de control también señala que desde que comenzó a ejecutarse el contrato en diciembre de 2017, el proyecto ha tenido cuatro adiciones en tiempo y una suspensión preventiva de giros por parte del Departamento Nacional de Planeación, lo que ha causado que a la fecha presente un avance físico de apenas 53.23 %.

“Considera el despacho que dentro de la actuación obran suficientes pruebas de cuyo análisis se puede establecer la existencia de posibles conductas irregulares constitutivas de falta disciplinaria y presunta responsabilidad en la comisión del comportamiento enunciado”, se advierte en el Auto.

A los dos exmandatarios la PGN los está acusando e investigando de posible omisión de funciones al no haber adelantado los trámites necesarios para la expropiación o compra de predios y adición de recursos para la interventoría y así garantizar la culminación de las obras, entre otros, calificadas provisionalmente como Graves a título de Culpa Grave.

Cabe destacar que, si esa calificación de la falta que hoy les está endilgando la Procuraduría, se mantiene igual hasta el final de la investigación, la sanción que se debería aplicar necesariamente sería destitución e inhabilidad por no menos de 10 años, esto sin perjuicio de las restantes investigaciones que se pudieran desprender en los aspectos penales y fiscales.

En el caso del exalcalde José Ramiro Bermúdez, cabe recordar que ya se encuentra en la agenda de los investigados de la PGN por un proceso que se le abrió por presuntas irregularidades en el proceso licitatorio para la contratación del operador del sistema de acueducto y alcantarillado de Riohacha, donde incluso ya recibió una sanción con suspensión del cargo por término de tres meses.