El alcalde José Ramiro Bermúdez Cotes lideró el diálogo con los nativos de la etnia Wayuu que duró más de seis horas, en donde se comprometió a atender las necesidades de los vecinos de donde se construye la cárcel de Riohacha.
El alcalde José Ramiro Bermúdez Cotes lideró el diálogo con los nativos de la etnia Wayuu que duró más de seis horas, en donde se comprometió a atender las necesidades de los vecinos de donde se construye la cárcel de Riohacha.
-Publicidad-
-Publicidad-

En medio de un encuentro con las autoridades administrativas del distrito de Riohacha, se logró levantar el paro que impedía la construcción de la nueva cárcel, que se adelanta en la ciudad capital del departamento de La Guajira.

De esta manera las obras podrán continuar, luego que el alcalde de Riohacha, los secretarios y directores del gabinete distrital y la empresa contratista se reunieran por espacio de seis horas durante el pasado fin de semana, en aras de proponer soluciones a la problemática manifestada por la comunidad La Ceibita Macedonia, quien de buena voluntad, cedió ante las propuestas del Gobierno Distrital de brindarles atención integral desde las distintas sectoriales que estuvieron presentes en este encuentro.

El Mandatario dispuso todas las dependencias de su administración que estuvieran al servicio de esta comunidad.
El Mandatario dispuso todas las dependencias de su administración que estuvieran al servicio de esta comunidad.

La comunidad manifestó al Alcalde Distrital, funcionarios de la administración y a los asistentes durante el diálogo, que el bloqueo se daba porque consideraban que se trataba de una vulneración de sus derechos fundamentales como comunidad.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Frente a esta situación, el alcalde José Ramiro Bermúdez Cotes resaltó que se habían venido dando cumplimiento a distintos espacios de diálogo y realizando la verificación de las condiciones de vida en el territorio, con el fin de concertar y conciliar una solución frente a garantizar los derechos de la comunidad y para que se permitiera la continuidad de la construcción de la nueva cárcel.

El Mandatario dispuso todas las dependencias de su administración que estuvieran al servicio de esta comunidad.Entre los compromisos pactados, directivos de la Gran Nación Wayuu y la comunidad, además de aceptar la atención integral propuesta por la administración Distrital, solicitaron el desarrollo de una mesa técnica en su comunidad, con la presencia de entidades como la Uspec, Inpec, los ministerios del Interior y de Justicia, Defensoría Regional y Nacional, Procuraduría, Gerente del Consorcio contratista, CorpoGuajira, gobernación de La Guajira y todas las dependencias de la Alcaldía Distrital que tengan competencias en esta problemática, sin delegados.

Los representantes de las entidades garantes del diálogo; Defensoría del Pueblo y Procuraduría, en su intervención determinaron oficiar al nivel nacional la solicitud de realizar la mesa técnica para la revisión e interpretación del fallo judicial; reunión prevista para la próxima semana.

Por lo pronto, y gracias a las gestiones adelantadas por el gobierno local, los voceros y miembros de la comunidad se comprometieron de manera voluntaria y en buena fe, permitir que los trabajos en esta obra sean reanudados y no interrumpir las labores de construcción, sin embargo, manifiestan que se mantendrán en asamblea permanente cerca de las inmediaciones de la obra para garantizar que los compromisos adquiridos en este espacio de diálogo sean cumplidos por parte de la administración, el gobierno nacional y las entidades garantes.