Bajo el lema “No lo hagas por la sanción, hazlo por amor”
la Alcaldía Mayor de Riohacha realizó en las instalaciones de Corpoguajira, la
socialización del Comparendo Ambiental del Municipio, instrumento de cultura
ciudadana sobre el adecuado manejo de residuos sólidos y escombros.

El cumplimiento del comparendo ambiental reglamentado por
la Ley 259 de 2008 y adoptado por el municipio en el año 2009 busca prevenir la
afectación del medio ambiente y la salud pública, mediante sanciones
pedagógicas y económicas a todas aquellas personas naturales o jurídicas que
infrinjan la normatividad existente en materia de residuos sólidos.
Se debe estimular a las buenas prácticas ambientalistas.
Este instrumento será puesto en marcha por la Alcaldía, Corpoguajira,
Interaseo, la Secretaria de Gobierno, Inspectores y la Policía ambiental.
Durante el acto el Alcalde Rafael Ceballos Sierra indicó
que están dadas las condiciones para mantener a la ciudad limpia y que ya se
vio un buen ejemplo: “Un factor clave para que una ciudad denote su progreso y
bienestar y la garantía de salubridad, es que sea una ciudad limpia, lo que
hemos comprobado durante estos días con las actividades desarrolladas en el
marco de las fiestas patronales de Nuestra Señora de los Remedios, pues produjo
en los visitantes y habitantes la satisfacción de contar con una ciudad limpia,
esto no debe ser ocasión de unos días sino de siempre”.
 
El burgomaestre también manifestó que la socialización
del comparendo no es sólo un acto protocolario para decir que están cumpliendo
con una obligación de carácter legal y ambiental, sino que su gobierno y las
autoridades competentes tienen que asumir un compromiso serio, sincero y
definitivo para superar las dificultades que en materia de tratamiento de las
basuras se han presentado y darle continuidad a la implementación del mismo.
Sobre el fomento de 
estímulos a las buenas prácticas ambientalistas, funcionarios de
Corpoguajira y de la empresa Interaseo indicaron que así como las entidades
deben velar por la prestación de un buen servicio, los ciudadanos deben
contribuir con la aplicación de buenas prácticas.