Los artesanos siguen luchando para sobrevivir.
Los artesanos siguen luchando para sobrevivir.
-Publicidad-
-Publicidad-

Los comerciantes de artesanías, de la etnia wayuu y alijuna siguen luchando y acomodándose a las circunstancias que le presenta la vida con su profesión, para tratar de sobrevivir en medio de esta difícil situación con la pandemia mundial.

Las mochilas elaboradas por las manos de los hermanos indígenas y de otros artesanos de la región, que son exhibidas en muchos hogares de Colombia y se llevan de recuerdo cuando se visita la capital guajira, así como las artesanías o figuras representativas de la región, son el sustento y el modo de sobrevivir de muchas personas que se dedican a estas ventas en la calle primera riohachera.

La señora Ana Raquel Moscote Mendoza, con más de 30 años de experiencia en el negocio, tiene varias artesanas que le colaboran, se dedica a la elaboración y venta de mochilas y otras artesanías, en diálogo con La Guajira Hoy manifestó que desde que se inició la pandemia del mortal virus las ventas bajaron considerablemente.

-Publicidad-

Esto es debido a que es muy poca la gente que visita el lugar. Los turistas son los que más compraban recuerdos para llevar a su lugar de origen, pero el temor a contagiarse impide que las actividades se desarrollen normalmente.

Zaded Arrieta
Zaded Arrieta.

“Los pocos visitantes que llegan, quieren comprar la mercancía muy barata, eso baja los ingresos, una mochila que cuesta COP $40 mil, pero la quieren pagar en COP $30 mil y hasta menos. Las paisanas, como llaman algunos a las wayuu, muchas veces no saben el precio y hasta pierden en la inversión, eso daña el negocio. Eso también es motivo para que las ventas hayan bajado hasta en un 50 % y quizás hasta muchos más, ellas venden barato para llevar algo a sus casas, es dura la situación”.

Así mismo se manifestó Zaded Arrieta, oriundo del Magdalena, quien también es artesano y se dedica a la venta de estos productos en la calle Primera de Riohacha, desde hace 22 años, quien expresó “Yo trabajo la artesanía al lado de mi esposa que es wayuu, con la cual tengo un hijo, las ventas están muy pesadas, en comparación con otros años, ha disminuido el turismo y eso afecta muy fuerte la economía, aunque están mejorando poco a poco, la gente se está acostumbrando a vivir con este virus, ojalá toda esta pesadilla pase pronto para volver a la normalidad”.

-Publicidad-