El nuevo puente se ha llevado todo tipo de críticas por los expertos en la materia.
El nuevo puente se ha llevado todo tipo de críticas por los expertos en la materia.
-Publicidad-
-Publicidad-

La Sociedad civil se opone a la demolición indicando que acabarán con un patrimonio arquitectónico y ocasionarán sobrecostos a la obra

La comunidad de Riohacha no está dispuesta a permitir que el viejo puente sobre el río Ranchería a pocos metros de su desembocadura en la capital de La Guajira, sea demolido como está consignado en los documentos dejados por la administración distrital que terminó su período en diciembre pasado.

Las voces en las que se niega que se proceda a la destrucción de la vieja estructura que intercomunica la Zona Rosa y turística de Riohacha, con un sector marginal y otro en el que habita un grupo de ciudadanos con una reconocida condición económica y social de buen nivel, se creció de tono y ahora es un clamor ciudadano que pide que ese puente permanezca izado, para que las generaciones venideras conozcan de manera física, una parte de su historia.

Los expertos dicen que hay improvisación en el nuevo puente y asuntos oscuros
Los expertos dicen que hay improvisación en el nuevo puente y asuntos oscuros.

El ingeniero civil, Roberto Gutiérrez Castañeda, uno de los profesionales que hace parte del grupo que defiende la permanencia del viejo puente sostiene que no hay el mínimo riesgo de que esa estructura colapse, “hemos hecho una revisión minuciosa de los componentes del puente y encontramos que solo el área de tableros (capa asfáltica sobre la que pasan los carros), presenta algún deterioro pero el resto de la estructura como son los pilotes, estribos y las vigas están en perfecto estado, aquí lo que estamos viendo es que hay intereses oscuros entre los que quieren derribar el puente, del presupuesto para la ejecución de la obra, hay disponible una cifra cercana a mil millones de pesos en un presupuesto que pudo sobrepasar seis mil millones de pesos”, advierte Roberto Gutiérrez.

-Publicidad-
Roberto Gutiérrez
Roberto Gutiérrez.

El ingeniero indicó que, si hay alguien que quiera tener una evidencia del estado del puente, solo debe pedir información de la prueba a la que fue sometida toda la estructura recientemente, cuando los constructores para poder instalar pesadas estructuras como las vigas, debieron llevar al otro lado del río una grúa cuyo peso no es inferior a 60 toneladas.

La mole de hierro pasó y no hay un mínimo de afectación en el puente, dice el profesional y concluye que, si el puente pudo soportar todo ese peso, quedando solo para el uso peatonal y posiblemente alguna estructura para facilitar labores de turismo, la puede recibir sin mayores riesgos.

Luis Martínez
Luis Martínez.

El arquitecto, Luis Martínez Navas, otro de quienes conforman el grupo de profesionales que se opone a que el puente sea derribado, sostiene que quienes quieren acabar con ese patrimonio de la arquitectura nacional que en algún momento fue ganador junto al Coliseo Cubierto de Barranquilla, de un premio nacional de ingeniería y arquitectura, no conocen la historia de estos monumentos.

Sobre esta situación de desconocimiento del verdadero valor histórico de estas obras arquitectónicas y de ingeniería, el ingeniero Gutiérrez Castañeda sostiene que no se debe volver a caer en el nefasto error que se cometió hace varias décadas cuando un alcalde influenciado por un grupo de personas con poca visión de historia decidieron demoler la cárcel de Riohacha en la que estuvo detenido Papillón y de la cual, ese ciudadano acusado de un delito que según la historia no cometió, logró escapar como ya lo había hecho en cárceles de otros países.

Monumento a la improvisación

Según el ingeniero Roberto Gutiérrez, el nuevo puente que se ha hecho con muchos sobresaltos, no es otra cosa sino un parto forzado y monumento a la improvisación porque fue concebido de doble calzada dos que iban y dos que venían y eso fue pensando que el eje sobre el que se debía construir era el mismo que sirve al actual puente activo (viejo) y la estructura y geometría de entrada y salida adecuada para ese momento, pero al parecer, por alguna circunstancia no fue suficiente el dinero para los cuatro carriles y entonces decidieron mocharlo por la mitad para dejarlo solo de dos carriles sin haber hecho un estudio previo y así decidieron, pero las zonas peatonales hicieron variar las medidas y los ejes de entrada y salida entonces también variaron y al no tener un estudio previo hay problemas en la geometría de acceso y salida del puente, desde cualquiera de los dos lados.

Esto es un monumento a la desidia y creo que fue porque posiblemente había intereses electorales y a la carrera, cometieron los errores que hoy son evidentes, entrando desde cualquiera de los dos lados”, explica el ingeniero, quien añade que ahora hay mucho más peligro con el nuevo puente, no solo al salir, sino al entrar.

Los pilotes del puente no están corridos

El arquitecto Martínez Navas indica se han agarrado de un detalle que tienen los pilotes del puente de los que dicen se han corrido con el paso del tiempo y el uso, pero en su explicación indica que se trata de una modalidad utilizada por los ingenieros de ese momento en los que se trata de ladear un poco el pilote para poder cortar la fuerza de la corriente sin que se afecte su estructura.

Desaparecieron los primeros contratos

Ronald Gómez
Ronald Gómez.

El exsecretario de Gobierno de Riohacha y excandidato a la alcaldía, abogado Ronald Gómez indicó que recuerda que en el gobierno de Fabio Velásquez fue cuando se suscribió el convenio para un puente que tendría cerca de 30 metros de ancho, “pero curiosa y misteriosamente, ese proyecto no existe y en ese sentido le fue respondida una solicitud que hizo, donde le dijeron que un proyecto con esas especificaciones no existía en los archivos”.

Para el abogado, se produjeron cambios fundamentales en el proyecto que tenía cuatro carriles y hoy solo cuenta con dos y una entrada y salida que será una trampa humana para los conductores. “Nosotros entendemos que el exsenador y ahora director de Prosperidad social, Gustavo Bolívar Moreno, tiene en marcha una verdadera cruzada para evitar más corrupción en los contratos de ese organismo y en La Guajira, hay los elementos necesarios para investigar y eventualmente solicitar las sanciones que se pudieran presentar”.

No pueden colgarle al puente tuberías

De acuerdo con lo indicado por Ronald Gómez y Luis Martínez, existen claras disposiciones en las que se prohíbe que las tuberías por las que se transporta agua del acueducto, aguas servidas o las redes de otros servicios y el viejo puente podria ser la solución para ese efecto. Indican que construir un viaducto para ese trabajo, sería más caro que los mil millones de pesos que están en juego con la demolición.