Aspecto de la inspección de las romanas en el mercado Nuevo de Riohacha que hizo el secretario de Gobierno, Miguel Pitre Ruiz.
Aspectos de la inspección de las romanas en el mercado Nuevo de Riohacha que hizo el secretario de Gobierno, Miguel Pitre Ruiz.
-Publicidad-

Una visita al sector en donde se expende la carne de chivo y ovejos y establecimientos de venta de pollo, realizó la secretaría de Gobierno del Distrito de Riohacha, con el propósito de ponerle control a los pesos y romanas que utilizan para pesar los cárnicos.

Aspectos de la inspección de las romanas en el mercado Nuevo de Riohacha que hizo el secretario de Gobierno, Miguel Pitre Ruiz.El secretario de Gobierno, Miguel Pitre Ruiz junto con la organización que administra el Mercado, como también una comisión de la Policía Nacional acompañó a verificar que efectivamente los expendedores no estén engañando al usuario que cree en su buena fe.

Por su parte, el alcalde José Ramiro Bermúdez Cotes, precisó que la vigilancia va más allá, porque se trasladarán a las diferentes tiendas en los barrios y en los establecimiento de frutas a inspeccionar la herramienta con que se le pesa los productos que adquieren los riohacheros.

-Publicidad-

Precisó Bermúdez Cotes que, «haremos operativos en las estaciones de servicios a fin de controlar la medida del galón utilizando un serafín porque nuestros ciudadanos siempre compran con la mejor confianza en los establecimientos y necesitamos que ellos también sean honestos».

En Riohacha se dejó de controlar a los establecimientos comerciales, como también la entrada de carne y leche por las diferentes vías de acceso.

Aspectos de la inspección de las romanas en el mercado Nuevo de Riohacha que hizo el secretario de Gobierno, Miguel Pitre Ruiz.Muchos son los ciudadanos que recuerdan algunas administraciones de Riohacha, en donde se hacían operativos a la entrada a la cuidad. Allí se decomisaba la leche que era adulterada con agua, al igual que la carne que entraba sin las mínimas medidas de salubridad.

En ese entonces, la leche y la carne se repartía en el hospital, en hogares de bienestar familiar y en barrios subnormales permitiendo que la mano del gobierno llegara a ciudadanos de menos recursos económicos.