-Publicidad-
-Publicidad-

Por Maybelys Ávila – Periodista

Irregularidades en el cobro de facturas, malos tratos por parte del personal que realiza las supervisiones en las viviendas en cuanto al servicio eléctrico e incumplimiento en los servicios de las Eps, son las denuncias con mayor afluencia que se han presentado ante la oficina móvil de la superintendencia de industria y comercio ubicada por esta semana en el Plaza Padilla.

Problemas con los servicios especializados, la asignación de citas médicas y el incumplimiento en la entrega de los medicamentos, son las quejas más frecuentes que los usuarios reclaman por parte de la EPS, les sigue el servicio prestado por la empresa de electricidad, Electricaribe, donde los usuarios reclaman abuso en el cobro de las facturas y el mal trato por parte de los trabajadores al momento de realizar una supervisión o la suspensión del servicio.

-Publicidad-

Tal como lo expresa la señora Paola Alvarado, quien hace dos meses introdujo una denuncia sobre el cobro elevado de la factura de un inmueble desocupado, sobre la cual no ha recibido respuesta, ella acude a la superintendencia para revisar cómo va el proceso, “la factura sigue llegando en 115 mil pesos, y ese apartamento está desocupado desde hace un año”.

Los usuarios también reclaman el mal trato con el que los trabajadores de esta empresa llegan a realizar sus tareas, Nuris Salas es habitante del barrio la esperanza, expresó “los trabajadores de Electricaribe llegaron a mi casa, donde solo se encontraban mis hijos menores, y sin mí consentimiento, entraron hicieron la supervisión y colocaron un contador nuevo por un supuesto fraude de mi parte, la factura viene en 140 mil pesos y soy de estrato uno”. De  igual forma Olbia Arroyo expresó que hace dos meses llegaron a suspender el servicio, y fueron atendidos por su hija menor de edad, a quien trataron de forma inadecuada y considera que la facturación es muy alta para el consumo que esta arroja.

Y así como ellas otros usuarios que no se identificaron, manifestaron que, esperan obtener una respuesta satisfactoria ante los reclamos realizados sobre la empresa, que hasta ahora no han recibido solución alguna, y acuden hasta la superintendencia para evaluar sus casos y conocer los pasos a seguir para solventarlos.