Durante el desalojo se generó un tenso enfrentamiento entre la comunidad y los uniformados, en el que varios de estos resultaron heridos.
Durante el desalojo se generó un tenso enfrentamiento entre la comunidad y los uniformados, en el que varios de estos resultaron heridos.
-Publicidad-
-Publicidad-

Tal como se venía anunciando, el pasado viernes a primeras horas de la mañana, se procedió con el desalojo de más de 900 familias asentadas en el sector de Villa Iler en Riohacha, donde habitaba población infante, wayuu, discapacitados y migrantes venezolanos, que hoy quedaron al aire.

Durante el desalojo se generó un tenso enfrentamiento entre la comunidad y los uniformados, en el que varios de estos resultaron heridos.Este predio que sería de propiedad privada, según las autoridades, su dueño, venía solicitando que le fuera desocupado, pero de acuerdo a los pobladores se confiaron de las promesas de políticos que les aseguraron que, de ahí no los sacaba nadie, pero bastó la presencia del Esmad y la Policía Nacional, para proceder con el derrumbe de las viviendas algunas de zinc, de barro y otras de material, que ante la vista impotente de la comunidad se vinieron al piso.

Aquí estaban las ilusiones de muchas personas que invadieron, otras que compraron bajo la promesa de que esto sería legalizado y hoy nos han dejado solos, cuando más del 80 por ciento de la gente no tiene donde reubicarse, por eso hacemos un llamado al Alcalde para que se apiade de nosotros y brinde ayuda a este pueblo que lo está necesitando”, señaló Ana Mejía habitante de la zona.

Durante el desalojo se generó un tenso enfrentamiento entre la comunidad y los uniformados, en el que varios de estos resultaron heridos.Es de mencionar que durante el desalojo se generó un tenso enfrentamiento entre la comunidad y los uniformados, en el que varios de estos resultaron heridos, en medio del lanzamiento de piedras y botellas por parte de los residentes de la zona, quienes se rehusaban a salir de sus viviendas.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Por su parte, el inspector de Policía José Barragán, hizo un llamado a la ciudadanía a evitar comprar lotes en terrenos privados, asegurando que esto se ha convertido en un negocio fraudulento donde muchos se estarían aprovechando de la necesidad de los que buscan un techo para vivir.

Es de mencionar que este sector que venía siendo ocupado hace más de tres años, sería actualmente la invasión más grande de la capital de La Guajira.