Así se aprecia el barrio San Judas Tadeo entre calle 44 y carrera 11.
Así se aprecia el barrio San Judas Tadeo entre calle 44 y carrera 11.
-Publicidad-
-Publicidad-

Incómodos se encuentran los vecinos del barrio San Judas Tadeo de Riohacha. Los habitantes se ven obligados a vivir en situaciones precarias debido a la falta de alcantarillado en el barrio, las entidades públicas han hecho oídos sordos a esta problemática, explicó Loana Brito Gómez.

Loana Brito
Loana Brito.

El barrio San Judas Tadeo, con más de 25 años de fundado, aún no ha sido tocado por la mano de las administraciones públicas que han gobernado la capital de La Guajira; este descuido ha premiado a los moradores con insalubridad generada por las aguas servidas y criaderos de mosquitos en los charcos habituales.

Según Loana Brito, una joven estudiante de comunicación social y residente del sector desde su nacimiento, desde hace dos años han estado padeciendo más cruentamente esta problemática, pues los inviernos suman dificultades para movilizarse.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-
Maireth Amaya
Maireth Amaya.

“La comunidad ha manifestado a las entidades públicas competentes al caso, aún así no han recibido respuestas consistentes sobre una solución a este problema de salubridad. Teniendo en cuenta que todos tenemos derecho a una prestación eficiente de servicios públicos como acueducto, alcantarillado, aseo, energía eléctrica, gas combustible y telefonía pública”, manifiesta la futura comunicadora.

Otros residentes del barrio expresaron que a raíz del incremento de la población en la comunidad, el control de las aguas residuales esta fuera de su alcance. Por lo que las entidades públicas se acercaron al barrio en una oportunidad, pero la respuesta “no tuvo suficiente peso”.

Muchos moradores del barrios de San Judas de Riohacha tienen que soportar los malos olores que producen las aguas residuales por falta del alcantarillado.
Muchos moradores del barrios de San Judas de Riohacha tienen que soportar los malos olores que producen las aguas residuales por falta del alcantarillado.

Maireth Amaya, habitante de San Judas Tadeo, detalló que la comunidad presenta “gran cantidad de mosquitos, lagunas y charcos de aguas negras, malos olores e incontrolables casos de dengue”, la falta del servicio público afecta la salud de niños y adultos por lo cual “la comunidad se encuentra en gran riesgo”.

En el barrio se han presentado casos de discordia entre los vecinos, puesto que a falta de alcantarillado, algunos optan por arrojar las aguas servidas a la vía pública y los malos olores de unos afectan a otros sin distinción.

Le podría interesar: “Alcantarillado pluvial en Riohacha será una realidad en el 2022”, Ministro de Vivienda

El sistema de alcantarillados en el Distrito de Riohacha ha sido una deuda histórica de los gobiernos a lo largo de los cuatrienios. Sin embargo, una luz se ve en el camino, pues recientemente se anunció que el alcalde José Ramiro Bermúdez presentó un proyecto para estructurar el alcantarillado de la ciudad y así dar solución a esta problemática.