Habitantes de dos barrios de Riohacha protestaron este jueves por el servicio de energía.
-Publicidad-

Como una manifestación de protesta y presión contra la empresa Air-e, un grupo de personas representando a unas 1.800 familias que tienen fijadas sus residencias en los barrios Villa del Sur, Villa del Sol y las rancherías aledañas al kilómetro 5 de la vía Riohacha a Cuestecitas, se tomaron desde las 5:30 de la mañana de este jueves la carretera nacional que comunica a  la capital con el sur de La Guajira.

Que los residentes de ese sector del Distrito se tomaran las vías de hecho, lo generó que les fue suspendido el servicio de energía eléctrica desde la madrugada del miércoles hasta el mediodía de este jueves cuando seguía la suspensión del servicio, generando malestar en la comunidad.

-Publicidad-
-Publicidad-

La lideresa de la zona, Merys Casalleth, dio a conocer que lo que mayor indignación les causó, fue el engaño de los operarios de la empresa prestadora del servicio, quienes llegaron desde bien temprano a esa comunidad indicando que tenían orden para realizar un mantenimiento preventivo, a lo cual accedieron sin mayor dificultad, pero en la tarde ya los operarios se habían ido en sus carros y el servicio no fue restablecido.

Mery Casalleth

Dado lo anterior, en horas de la noche del miércoles se pusieron de acuerdo para la protesta y en la mañana la ejecutaron sobre los kilómetros 5 y 6 de la salida de Riohacha hacia a Cuestecitas y el sur del Departamento.

Al lugar se hizo presente el secretario de Gobierno del Distrito Leandro Mejía, quien indicó que la estrategia empleada por la empresa para suspender el servicio a la comunidad era de mal gusto y estaba generando inconformismo entre los residentes.

Igualmente, dijo que esa comunidad, con la que sostuvo reuniones previas con sus líderes estaba dispuesta a pagar el servicio y se quejó de que la empresa generara el conflicto y lo dejara para que sean ellos quienes tengan que entrar a buscar soluciones.

Por su parte, el vocal de control de Servicio de energía Iler Acosta, indicó que la empresa abusa de su poder al llevarse cables y cañuelas que fueron comprados por la comunidad y pidió que la Alcaldía intervenga para evitar que se violen derechos de los residentes y usuarios del servicio.