La comunidad del Pasito se siente amenazada con el
invierno que se avecina coadyuvado a la obra inconclusa que en su momento se
contrató por la ola invernal del año anterior.

Piensan que es un peligro, porque todavía se encuentran
en la vía unas volquetadas de barro y con el primer aguacero la carretera se
vuelve intransitable y se convertiría en un problema de la comunidad
El Pasito es un villorrio que está ubicada en Noreste de
La Capital de La Guajira y limita con el municipio de Manaure.
Para los nativos, esta es una variante que se necesita
para el sector ya que comunica más de cinco comunidades de la etnia wayuu con
Riohacha. Además, es el paso obligado para los estudiantes que deben llegar a
establecimientos educativos.
Para el docente Lixander Cotes “El proyecto se lo ganó la
comunidad con el bloqueo se hizo hace un año largo, situación que fue atendida
por el alcalde Rafael Ricardo Ceballos Sierra”.
Dice el profesor que los contratistas han dejado tirada
la obra siendo que es una necesidad apremiante para la comunidad de
comunicarse.
La obra fue contratada con recursos de Colombia
Humanitaria para las comunidades que fueron afectadas de la ola invernal del
año. Al conocer la situación, el Secretario de Gobierno Blas Quintero Mendoza
dijo que se debe hacer un esfuerzo por parte de los contratistas porque debe
estar lista antes del primer aguacero.
Escribió José Iguarán González