Cinco madres comunitaria diciéndole al Icbf que no les cambie el operador con que vienen trabajando.
Cinco madres comunitaria diciéndole al Icbf que no les cambie el operador con que vienen trabajando.
-Publicidad-

Cinco madres comunitarias, en representación de las 97 que ejercen funciones en Maicao y Albania, se trasladaron a la capital de La Guajira para manifestar frente a las instalaciones del Icbf su desacuerdo con el cambio de operador que surtirá efectos a partir del 1 de diciembre.

Lilibeth Serrano, Merlis Mendoza, Yuly Carmina, Nathaly De Ávila, Minta Padilla se apostaron a la entrada del Instituto de Bienestar Familiar luego de solicitar audiencia con el director de la institución. Su solicitud es clara: al término de sus contratos, quieren continuar trabajando con el operador Ceadescom.

“Estamos trabajando de forma satisfactoria para nosotras como docentes, para los niños y los padres de familia. No hemos tenido ningún inconveniente. Sabemos que a los otros operadores de la ciudad se les notificó que el 1 de diciembre tendrán sus contratos excepto a Ceadescom”, manifestó Nathaly De Ávila.

-Publicidad-

Según indicaron las madres comunitarias, la preocupación se funda en la mala experiencia que han tenido con otros operadores en el pasado, cuando estaban adscritas a un operador de Barranquilla que no tenía oficinas en Maicao.

No obstante, la gestión realizada este miércoles solo logró dejar un oficio en el que expresan su desacuerdo con la decisión.

Sabemos que estamos estables, pero lo que no queremos es volver a tener otro operador que no conozcamos porque ya tuvimos malas experiencias como trabajadoras en el pasado”, agregó De Ávila.

Estas madres comunitarias atienden en Maicao y Albania más de mil cien niños. Actualmente se les hace entrega de un kit alimenticio mensual y se les lleva un control diario a través de llamadas telefónicas y evidencias fotográficas para garantizar la nutrición de estos pequeños.

La labor de estas 97 mujeres es fundamental en la lucha contra la desnutrición infantil en La Guajira, en especial en la etnia wayúu, comunidad que ha sufrido el dolor de la muerte de muchos niños con causas asociadas a la desnutrición.