Luis Alberto Medina, con su familia reside en la calle 2 con carrera 3 del centro de Riohacha, pagan alrededor de 900 mil pesos mensuales por el arriendo.
Luis Alberto Medina, con su familia reside en la calle 2 con carrera 3 del centro de Riohacha, pagan alrededor de 900 mil pesos mensuales por el arriendo.
-Publicidad-

Varias familias venezolanas se encuentran preocupadas ante la posibilidad de ser desalojadas, al no poder pagar el canon de arriendo de las viviendas dónde habitan en Riohacha, ya que la mayoría asegura que viven del trabajo informal, una alternativa de ingreso que se ha visto azotada desde que inició el aislamiento obligatorio por el Covid-19.

Sabanas que simulan cuartos, estas familias  venezolanas residen en la calle 2 con carrera 3 de la ciudad de Riohacha, viven más de 10 familias en estos cuartos que parecen pantanos.
Sabanas que simulan cuartos, estas familias venezolanas residen en la calle 2 con carrera 3 de la ciudad de Riohacha, viven más de 10 familias en estos cuartos que parecen pantanos.

Este medio hizo presencia en varios lugares de la Comuna 1, entre ellos el barrio Arriba, del centro de la ciudad dónde se ubican varias posadas habitadas por migrantes.

Se logró evidenciar que las familias que habitan en estos lugares se encuentran en situación de vulnerabilidad y extrema pobreza. Se dedican a artesanía, venta de tinto, comida rápida, es decir, que a diario deben salir a la calle a ganarse el sustento para pagar entre 10 a 20 mil pesos diarios por las habitaciones que ocupan.

-Publicidad-
En precarias condiciones viven familias venezolanas, allí no han recibido ayuda de ninguna entidad, por la situación de la Pandemia.
En precarias condiciones viven familias venezolanas, allí no han recibido ayuda de ninguna entidad, por la situación de la Pandemia.

Estas habitaciones en su mayoría, son espacios improvisados con sabanas que los separan unos de otros, con patios compartidos que casi nunca cuentan con el servicios de agua potable.

Javier Vilches, es artesano venezolano que habita en uno de estos lugares con su esposa y tres niños y afirma que, hasta hoy no han recibido ninguna ayuda humanitaria. “Desde que inició el aislamiento no hemos podido salir a trabajar y tememos que nos saquen a la calle por no tener con qué pagar el arriendo”.

La Policía Nacional se ha visto obligada a intervenir en estos lugares para evitar que las familias migrantes sean sacadas a la calle y así evitar aglomeraciones, escándalos y alteraciones en espacios públicos.

Familias venezolanas que viven en la calle 3 con carrera 4, viven en incertidumbre por desalojos y situación vulnerable.
Familias venezolanas que viven en la calle 3 con carrera 4, viven en incertidumbre por desalojos y situación vulnerable.

En este sentido, la población del vecino país y los dueños de las viviendas esperan una pronta respuesta de las entidades departamentales, para llegar a acuerdos y conciliaciones, ambas partes señalan que deben subsistir.

La Policía hizo presencia en el lugar, tratando de encontrar un conciliación entre ambas partes, porque según las leyes colombianas no pueden ser desalojadas en medio de la pandemia.
La Policía hizo presencia en el lugar, tratando de encontrar un conciliación entre ambas partes, porque según las leyes colombianas no pueden ser desalojadas en medio de la pandemia.

Cabe mencionar en días pasados a través del decreto 417 del 17 de marzo del 2020, el presidente Iván Duque y el ministro Vivienda, Jhonatan Malagón dieron a conocer que ninguna persona puede ser desalojada de la vivienda por no poder pagar, como consecuencia del aislamiento preventivo del Covid-19.