El exalcalde José Ramiro Bermúdez, no ha logrado superar las investigaciones que tiene abiertas por presuntos manejos irregulares en su Gobierno.
El exalcalde José Ramiro Bermúdez, no ha logrado superar las investigaciones que tiene abiertas por presuntos manejos irregulares en su Gobierno.
-Publicidad-
-Publicidad-

En la semana que inició este 20 de mayo, se definirá cuál de las magistradas tiene la responsabilidad de conducir el proceso

No se ha cerrado por completo el accidentado proceso de adjudicación del que quizás fue el más importante proceso licitatorio del pasado Gobierno del exalcalde José Ramiro Bermúdez Cotes, el cual tiene que ver con la entrada en vigencia del arreglo legal con la empresa Aqualia para que esta, como lo viene haciendo desde hace más de un año, opere los servicios de acueducto y alcantarillado, donde tendría un término de 25 años, según quedó plasmado en las condiciones establecidas en el pliego.

Desde mucho antes de que se diera la firma del contrato, la Procuraduría General de la Nación, argumentando posibles fallas en las condiciones del pliego, se opuso de manera rotunda a que el proceso continuara. Sin embargo, se trataba de una apreciación o concepto que no tenía efectos jurídicos en la materia que se estaba tratando y el entonces mandatario siguió su proceso de contratación.

Suspendieron al alcalde

En aquel momento, la Procuraduría ordenó la suspensión del cargo del alcalde José Ramiro Bermúdez por tres meses que terminaron ampliados en tres meses más, pero al final, el entonces alcalde, logró retomar el proceso y tal como ‘estaba cantado’, la licitación fue ganada por la empresa Aqualia.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Le podría interesar: En la Procuraduría sí se cambió la Historia de Riohacha

En este 2024, muchos sectores de la sociedad guajira, sobre todo la comunidad y autoridades de Riohacha, al parecer se habían olvidado del proceso entre Aqualia, el distrito de Riohacha y la Procuraduría, pero no era así: el Ministerio Público siempre estuvo atento, y ahora cuando la procuradora le dio ‘luz verde’, los procuradores administrativos de la Regional Guajira, acaban de presentar ante el Tribunal Administrativo una demanda de nulidad de aquella licitación y el contrato que fue suscrito a 25 años.

Le pidieron al alcalde suspender licitación

En el mes de enero de 2023, la Procuraduría solicitó al alcalde que suspendiera la licitación para escoger operador del acueducto que estaba bien adelantada, argumentado que: “eran evidentes fallas en la información del plan de obras e inversiones del futuro operador; también encontró inconsistencias en costos y presupuestos y falencias técnicas en la definición de condiciones para ejecutar el proyecto en zonas rurales del municipio.

Esta es la bocatoma del acueducto de Riohacha, de donde se recoge el agua que llega a la capital guajira.
Esta es la bocatoma del acueducto de Riohacha, de donde se recoge el agua que llega a la capital guajira.

En la labor preventiva, el organismo de control reiteró en más de una ocasión que algo no estaba bien e hicieron observaciones al mandatario local, José Ramiro Bermúdez Cotes, sobre los requisitos del proceso licitatorio y la importancia de tener claridad frente a la valoración económica de la infraestructura existente”, y al parecer las observaciones no fueron tenidas en cuenta y eso le acarreó la suspensión del cargo.

Sin embargo, Bermúdez Cotes, regresó al cargo cuando faltaba muy poco para finalizar su período y pudo retomar el proceso, finalizarlo y entregarlo a la multinacional Aqualia, que en la actualidad maneja los dos servicios públicos esenciales de acueducto y alcantarillado.

Los procuradores delegados

La primera investigación fue adelantada por procuradores delegados del despacho de Margarita Cabello y la que está a punto de abrirse, fue estructurada por tres de los procuradores administrativos de la Regional Guajira.

Trascendió que, aunque en la primera investigación se plantearon situaciones que no pudieron ser desvirtuadas por la defensa del entonces mandatario y que además no fueron más de 30 folios los que sirvieron para sustentar el concepto del Ministerio Público, en esta ocasión el sustento de la demanda que no lleva consigo medida cautelar pidiendo suspensión previa del contrato como se podría pensar, tiene cinco o seis veces más hallazgos que serán investigados y además, está sustentada en no menos de 200 folios.

Aunque se esperaba que la misma semana anterior, hubiera quedado definido a cuál magistrada la correspondería conducir el proceso, eso no se hizo por alguna circunstancia y se espera que en la semana que se inicia, ya se tenga el nombre de la togada del Tribunal Contencioso Administrativo que debe cargar con la responsabilidad de investigar uno de los procesos más sonados en materia de contratación de los últimos años en Riohacha.