Los nativos estuvieron reunidos con el secretario de Gobierno de Riohacha Wilson Rojas Vanegas, la mañana de este miércoles en el coliseo Eder John Medina Toro.
Los nativos estuvieron reunidos con el secretario de Gobierno de Riohacha Wilson Rojas Vanegas, la mañana de este miércoles en el coliseo Eder John Medina Toro.
-Publicidad-
-Publicidad-

Este miércoles se hizo reunión con la alcaldía de Riohacha y se tenía prevista otra con el Comité de Apoyo

Pese a los hechos violentos que se produjeron en la zona rural de Riohacha y en el piedemonte de la Sierra Nevada de Santa Marta, en inmediaciones del corregimiento Juan y Medio y las veredas: El Limón, Naranjal y Contadero; los desplazados, en su mayoría indígenas de la etnia Wiwa y afrodescendientes, siguen aferrados a la decisión de regresar a sus parcelas para continuar la rutina de sus vidas que fue cortada por las confrontaciones que pusieron en riesgo su integridad desde finales del pasado mes de febrero, lo que hizo que bajaran buscando seguridad en la zona urbana de Riohacha.

Hace 15 días los nativos por decisión propia estuvieron a punto de regresar a las parcelas de las que salieron dejando animales y cultivos, pero un nuevo homicidio en la zona de influencia dio al traste con la decisión que tuvo que ser aplazada por razones de seguridad, pese a que los nativos y afros sostienen que ellos se arriesgan a volver por su cuenta, incluso que no han logrado los beneficios de reparación de lo que han perdido como animales, cultivos, educación y fundamentalmente la seguridad y tranquilidad colectivas.

Reunidos con el secretario de Gobierno

Wilson Rojas Vanegas

La mañana de este miércoles 5 de junio, el secretario de Gobierno de Riohacha, Wilson Rojas Vanegas, presidió una reunión con la comunidad desplazada y albergada en el coliseo de baloncesto Eder John Medina Toro, donde se resguardan de la intemperie, el sol y las lluvias, cerca de 80 nativos y afros.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

El secretario informó que a las 3:00 de la tarde del miércoles tenían una reunión en las instalaciones del Icbf con la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría Regional, con la Personería, Policía, Ejército y otros organismos que hacen parte del comité de seguridad para estas personas.

En este encuentro se pondrá sobre la palestra la decisión de los nativos wiwas de regresar y el informe de Ejército y Policía, quienes afirman que toda la zona está asegurada y el mayor riesgo ha pasado.

Una decisión con el aval de todos

Sin embargo, es una decisión que debe llevar el sello de todas organizaciones que deben responder por estas personas que entre otras cosas tienen una protección colectiva del Estado colombiano.

Cuando ya se haya superado esta etapa entonces se debe abordar el tema de la reparación que se debe hacer a estas comunidades en lo referente a condiciones dignas que vincula el tema de vías, agua potable, tema de los animales perdidos, cultivos que se dañaron y los proyectos productivos que les deben financiar.

Para esto se está solicitando el apoyo del Comité Interinstitucional que deben indicar con cuál presupuesto cuentan para entregarlo al proyecto de retorno en condiciones dignas. “Se debe dejar claro que estas personas no están presas ni retenidas, son personas que están desplazadas de manera forzosa y ellas pueden tomar la decisión de retorno cuando lo deseen, pero la institucionalidad, debe atender ese proceso brindándole seguridad con los organismos competentes como Ejército y Policía y los demás que deben entregar el apoyo logístico para que vuelvan a iniciar la producción de sus parcelas».