Niños y niñas con Síndrome de Down y con Autismo se entrelazaron en la jornada de concientización que realizó las Damas Rosadas Grupo Riohacha.
Niños y niñas con Síndrome de Down y con Autismo se entrelazaron en la jornada de concientización que realizó las Damas Rosadas Grupo Riohacha.
-Publicidad-
-Publicidad-

Dos conmemoraciones en un solo día decidió realizar las Damas Rosadas Grupo Riohacha: el 21 de marzo se evoca todos los años y a nivel mundial el Día de Síndrome de Down y el 2 de abril se recuerda el Día del Autismo.

Fue una tarde emotiva llena de solidaridad y concientización que estas damas de color rosado quisieron organizar este sábado 6 de abril, jornada especial para conmemorar ambas fechas. La iniciativa busca sensibilizar a la comunidad sobre la importancia de la inclusión y el respeto hacia las personas con estas condiciones.

La jornada dio inicio con una caminata desde el parque Nicolás de Federmann hasta la plaza José Prudencio Padilla, donde cientos de personas se unieron para mostrar su apoyo. En el recorrido se visibilizaron pancartas con mensajes de amor y aceptación.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-
Una jornada interesante que comienza a reflejarse en Riohacha que esos niños no están solos.
Una jornada interesante que comienza a reflejarse en Riohacha que esos niños no están solos.

Al llegar a la Plaza Padilla, los participantes fueron recibidos con una bendición especial a cargo del padre José Gustavo Ramírez Moreno, quien los ungía con los santos óleos en un gesto de protección y cariño. Este momento simbolizó el compromiso de la comunidad religiosa en brindar su apoyo a estas personas y sus familias.

Posteriormente, se ofreció una merienda compartida, donde se fomentó el diálogo y la integración entre todos los presentes. Además, los más pequeños disfrutaron de momentos de diversión en inflables, mostrando así el espíritu de colaboración y solidaridad que impregnó toda la jornada.

Esta jornada no solo es un evento, es un mensaje de amor y aceptación. Queremos construir una sociedad más inclusiva, donde cada persona se sienta valorada y respetada”, afirmó Patricia Ibarra Miranda, presidenta del Grupo de voluntarias Avhos del hospital Nuestra Señora de los Remedios.

Marisol Henríquez junto a su hija Micaela Redondo, participando de la jornada.
Marisol Henríquez junto a su hija Micaela Redondo, participando de la jornada.

Marisol Henríquez madre de Micaela Redondo, quien se gozó la actividad junto a sus amigos, exteriorizó, “quiero expresar mi más profundo agradecimiento a las Damas Rosadas de Riohacha por la hermosa actividad de concienciación que organizaron en honor a mi hija y a todos los niños, niñas y jóvenes con estas dos condiciones especiales.

Ver cómo nuestra comunidad se une para celebrar la diversidad y promover la inclusión me llena de esperanza y gratitud. La sociedad se debe normalizar la diferencia y tratar a cada ser humano según sus características particulares. Lo importante como padres es brindarle la oportunidad a nuestros hijos, que sus vidas sean plenas, independientes, autónomos y en especialmente felices”.