Fueron los pocos los niños que accedieron al programa de operación sonrisas.
-Publicidad-
-Publicidad-

De los 52 que fueron a valoración médica, muchos no habían cumplido la edad para ser sometidos a una cirugía de esa naturaleza

Un total de 16 niños de los 52 que se presentaron a valoración médica aspirando a que se les autorice la intervención quirúrgica para corregir los defectos del labio fisurado y el paladar hendido, no lograron cumplir con las exigencias de la fundación Operación Sonrisa quien tiene unos protocolos médicos de obligatorio cumplimiento con el objeto de no poner en riesgo la vida de los menores en medio de la intervención quirúrgica o en el postoperatorio.

Fueron tres circunstancias las que impidieron que los menores fueran al quirófano durante este fin de semana o los primeros días de la siguiente y estos son padecimientos de desnutrición, otros están en riesgo de llegar a esa condición de salud y seis fueron aplazados porque en la actualidad no cumplen con la edad necesaria o la que pide la fundación para ser sometidos a la cirugía que es tener más de tres meses de edad.

Marcela Tamayo, directora ejecutiva de la Fundación Operación Sonrisa Colombia.
Marcela Tamayo, directora ejecutiva de la Fundación Operación Sonrisa Colombia.

Sin embargo, los pacientes y padres de familia no quedarán frustrados, pues la fundación ha manifestado que harán un seguimiento especial mes por mes con una comisión que tienen en La Guajira compuesta por médicos pediatras, fonoaudiólogos y otras especialidades que estarán muy pendientes de la evolución de la salud de los menores y en el momento en los que la recuperación se haya logrado, posiblemente en el segundo semestre del presente año, entonces serán notificados para que esos pacientes sean llevados a cualquiera de los departamentos en los que tienen jornadas programadas para este 2024.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Diagnosticaron e hicieron un informe

“Lo que hicimos como organización fue dar un diagnóstico y le dimos la recomendación a las autoridades competentes para que les indiquen qué hacer desde pediatría, cuál es la ruta que deben tomar para la recuperación de los niños, a nosotros no solo nos importa hacer una cirugía de labio y paladar, a nosotros nos interesa la salud integral de los niños, que son en la gran mayoría nuestros pacientes a tratar, tenemos una Mesa de Salud en La Guajira y es a ella a quien le hacemos el llamado para que se mantengan pendientes de la salud y la vida de estos pacientes diagnosticados, pero ese llamado es extensivo a toda la comunidad, porque todos somos responsables de la salud de los niños”, dijo Marcela Tamayo, la directora de la Fundación Operación Sonrisa para Colombia.

Están llegando más pacientes a la convocatoria

Los expertos han podido observar que ahora llegan más pacientes por la operación, pero eso necesariamente no quiere decir que haya crecido la incidencia de esa patología, en cambio presumen que todo se debe a que la red de apoyo para la búsqueda de casos, es más efectiva.

La Guajira por encima de la media nacional

En Colombia hay un paciente con esta condición por cada 800 niños que nacen, pero desafortunadamente es La Guajira donde se concentran los casos que están por encima de la media nacional, buena parte de la población es indígena y muchos presentan condiciones sociales y de salud que son caldo de cultivo para que aparezca esta y otras patologías.

“También se debe tener en cuenta que La Guajira es desde hace rato uno de los departamentos del país donde llegaron y se quedaron más migrantes, pero lo más importante es que ahora los estamos encontrando a tiempo y en edad temprana donde no habrá mayor dificultad para que puedan hablar sin las secuelas de esa patología, muchos los hemos encontrado e intervenido cuando aún no hablan y eso es una gran ventaja”, dice Marcela Tamayo, directora de la Fundación Operación Sonrisa.

No siempre es un asunto genético

Marcela Tamayo, está completamente de acuerdo con el médico Gonzalo Gómez, directivo de Clinivida donde se desarrollan este año las cirugías en Riohacha, cuando este afirma que la desnutrición y otras condiciones asociadas a ella, son circunstancias que facilitan la aparición del labio leporino y el paladar hendido. “Se trata de un mal que es multicausal y no hay dudas en lo que afirmó el médico Gómez, pero además la falta de ácido fólico y vitaminas aumentan los riesgos”, sostiene Marcela Tamayo, considerada un referente nacional e internacional para hablar sobre Labio fisurado y paladar hendido.