El alto funcionario delego en su equipo un trabajo acelerado para ayudar a los indigenas guajiros.
-Publicidad-
-Publicidad-

Un resultado satisfactorio arrojó el IV encuentro de autoridades ancestrales y tradicionales de La Guajira con voceros del gobierno nacional del sector salud, en lo que se denominó diálogo de gobierno a gobierno.

Para los voceros de las autoridades tradicionales, este miércoles 26 de junio se partió la historia en dos, ya que, según la relatoría del evento atrás quedó la desconfianza y la duda que había de dichas autoridades con el gobierno nacional.

Con las conclusiones se pudo establecer que las instituciones de salud de los indígenas no son foco de acusaciones sin argumentos ni agravios que destruyan lo que se ha construido durante tantos años.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Por su parte el ministro de salud y protección social, Guillermo Jaramillo, advirtió que el trabajo de organización ya comenzó con la consigna de que, en el territorio indígena, solo habrá EPS indígenas.

Para dar este salto a la gran organización de las EPS indígenas, el titular de la salud propuso que al menos unos mil promotores wayuu se empoderen de los servicios de atención a sus propias comunidades y que los equipos contratados sean manejados por elementos de la misma etnia.

El ministro de Salud y protección social, Guillermo Jaramillo a su llegada el encuentro saludándose de las autoridades indígenas.

Recordó el alto funcionario que para el wayuu no existe frontera y que por lo tanto los indígenas del vecino país al igual que los nativos de Colombia deben ser atendidos en condición de una gran nación que conforman estas dos poblaciones de similares características en todos los aspectos y comparten un área geográfica que los une una gran franja territorial.

Las autoridades tradicionales ancestrales celebraron además el tono conciliador y sincero del gobierno nacional, lo que hace pensar que lo que viene en adelante es un trabajo sobre escenarios muy prácticos y confiables para mejorar la prestación de los servicios a las distintas comunidades con un respaldo total del Estado.

Jaramillo propuso una mesa de trabajo en un congreso de todas las etnias que se llevará a cabo próximamente en Bogotá, donde el presidente deberá recibir un mandato de los pueblos indígenas.

El ministro delegó en parte de su equipo para que se reúna con el pueblo wayuu durante todo el próximo mes de julio para trabajar en torno a todo lo que haya que hacer para ayudar en todo lo necesario.

No quiero que se quede un solo wayuu sin que se reúna con nuestro equipo en este trabajo, para que nos digan qué es lo que hay que hacer, para presentarle al señor presidente de la república la agenda que los indígenas de este departamento necesitan para mejorar los servicios de salud para sus comunidades”, dijo el funcionario.