El principal objetivo del programa de Anas Wayuu es vigilar el proceso de la gestación, con el fin de poder identificar precozmente los riesgos biopsicosociales y enfermedades asociadas propias del embarazo para un manejo adecuado y oportuno.
El principal objetivo del programa de Anas Wayuu es vigilar el proceso de la gestación, con el fin de poder identificar precozmente los riesgos biopsicosociales y enfermedades asociadas propias del embarazo para un manejo adecuado y oportuno.
-Publicidad-

Basándose en la resolución 3280 el año 2018, toda mujer gestante debe iniciar su control prenatal a partir de la semana 10 de gestación o antes si es posible, teniendo en cuenta la fecha de la última menstruación.

Ese es el principal objetivo del programa, cuyo propósito es vigilar el proceso de la gestación, con el fin de poder identificar precozmente los riesgos biopsicosociales y enfermedades asociadas propias del embarazo para un manejo adecuado y oportuno.

El cuidado prenatal y la atención del parto es integral y depende de la condición de salud de la gestante, lo que garantiza su manejo de acuerdo al nivel de complejidad, se hace una evaluación de los criterios de riesgo y a través de la red de prestación de servicio de la Epsi Anas Wayuu, las IPS, se maneja el control prenatal. Es fundamental que las IPS conozcan la resolución.

-Publicidad-
Las mujeres embarazadas deben comenzar a realizarse el proceso de gestión desde las 10 semanas.
Las mujeres embarazadas deben comenzar a realizarse el proceso de gestión desde las 10 semanas.

Lo ideal es que una mujer embarazada ingrese en el control prenatal a partir de la semana 10 de gestación, porque es donde comienzan los tamizajes, principalmente aneuploidía en la realización de la ecografía. Si está avanzado el embarazo y se revisa no en el primero sino en el segundo trimestre o peor en el tercer trimestre.

Asimismo, los tamizajes de riesgo no se van a ser poder realizar, ya que las madres gestantes pierden sensibilidad y especificidad para la prueba.

Las ecografías son fundamentales porque van a permitir la tamización de riesgo, los exámenes de laboratorio pueden ser tomados domiciliariamente, toda vez que la paciente sea clasificada como de alto riesgo obstétrico, debe ingresar a control prenatal, idealmente con el nivel de complejidad requerido y con la presencialidad que está descrito en la normatividad.

Existen unas condiciones especiales de riesgo en las pacientes principalmente que tienen factores como diabetes, hipertensión o hay compromiso fetal, en estas pacientes el control prenatal debe ser presencial, idealmente en el momento que la paciente acude a una consulta, garantizarle que tenga elementos de protección personal de bioseguridad como mascarilla quirúrgica, distanciamiento social y lavado de manos.

Cuando la paciente ingresa al consultorio es valorada y sí se va a realizar algún tipo de ecografía, el profesional de la salud debe realizarle también el procedimiento de bioseguridad, utilizando su mascarilla N95, limpieza con amonio cuaternarios sobre la superficie que se va a utilizar, esto para protección tanto del talento humano que presta servicio de salud como para el paciente.

En el contexto de la pandemia covid-19 el ministerio de Salud y Protección Social socializa lineamientos en salud materno perinatal provisionales para su cumplimiento, toda mujer embarazada debe asistir a un control prenatal, por una parte de forma presencial y en otra situación de manera virtual, esto argumentado en la resolución de 531 y 538, dónde nos permite la posibilidad de realizar la consulta virtual a través de medios como la telemedicina, en la cual se puede hacer recomendaciones basado en el interrogatorio por este medio.

-Publicidad-