Los empleados siguen trabajando con toda la voluntad pese a la crecida deuda que ya tiene cuatro meses sin sueldos ni honorarios.
Los empleados siguen trabajando con toda la voluntad pese a la crecida deuda que ya tiene cuatro meses sin sueldos ni honorarios.
-Publicidad-
-Publicidad-

Los servicios básicos se siguen prestando gracias a que los proveedores confían en el nuevo gerente

La crisis en el hospital San Rafael del municipio de Albania no es ajena a la que padecen los demás centros asistenciales que tienen sus sedes en la península de La Guajira y esa carga de incumplimiento termina recayendo en el sector que menos responsabilidad tiene en la administración hospitalaria, como son los trabajadores.
 
En la actualidad, esta Empresa Social del Estado, trae una deuda con sus empleados del orden de cuatro meses. Dicen los trabajadores que se les deben los meses de febrero, marzo, abril y mayo, pero ellos están esperanzados en que muy pronto se pueda resolver un conflicto administrativo y jurídico que tienen en desarrollo con la Nueva EPS, debido a un embargo que el hospital hizo efectivo, pese a los reclamos en contra de la aseguradora.
 
 
En ese momento, los empleados, a través del sindicato de trabajadores organizó una jornada de protesta con cese de actividades y bloqueo a las instalaciones de la Nueva EPS en Riohacha, hasta cuando lograron la mediación de las autoridades para que se diera el proceso administrativo que está en curso desde inicios del presente año.

Falta de voluntad de la Nueva EPS

Jesús Borges, uno de los directivos sindicales, dijo a esta redacción que la empresa aseguradora ha torpedeado el proceso con el objeto de dilatarlo. Asegura que el Hospital cuando hizo el embargo no tomó más dinero del que le correspondía y eso era una suma estimada en 600 millones de pesos, y no más de mil millones, como está argumentando la aseguradora.
 
Pese a este atraso en el pago hemos subsistido y el Hospital sigue prestando un buen servicio, gracias a que el nuevo gerente David Cotes, es un profesional ampliamente conocido por su honestidad en el trabajo y eso ha generado confianza en los proveedores que continúan entregando medicamentos y demás elementos para poder atender a la comunidad.
 
Ahora solo dependemos de la celeridad que las autoridades administrativas le impriman al proceso para que la empresa Nueva EPS pague lo que realmente debe pagar y de esta manera la gerencia se ponga al día con los sueldos y honorarios de los empleados y además responda ante los proveedores que han dado confianza a la administración del San Rafael”, expresó igualmente Borges.
 
Según uno de los sindicalistas “todo hace indicar que los malos manejos que se han denunciado por parte de la Contraloría General de la Nación también han dejado efectos nefastos en el buen manejo de este centro asistencial que es utilizado por cientos de personas que no tienen capacidad para una consulta particular”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí