William Gómez
William Gómez.
-Publicidad-
-Publicidad-

Para el galeno las parrandas guajiras son un peligro porque se reparte y se toma en un mismo vaso para todos, son muchas las personas que cogen la botella para repartir sin lavarse las manos, se quitan el tapaboca para hablar y para tomarse el trago, se habla y se canta expulsando toda cantidad de gérmenes botando saliva en cantidades y no se respeta el distanciamiento físico ya que todo el mundo quiere hablar cerca porque la música está alta.

Recomienda Gómez que para disfrutar de una parranda sana e higiénica, cada persona debe tener su propio vaso, colocar la botella en un balde con hipoclorito de sodio y con hielo, lavarse las manos cada vez que se va a servir el trago y no quitarse el tapaboca para hablar.

Las parrandas con trago corto son antihigiénicas.
Las parrandas con trago corto son antihigiénicas.

Sugiere además el médico, que se debe bajarle a la música para poder departir guardando la distancia mínima de dos metros entre las personas, dejando el enamoramiento para otra ocasión para no correr riesgos.

Asegura que cuando el volumen de la música es exagerado y estamos enamorados no solo queremos hablar muy cerca, sino estar casi que encima de la pareja, lo que provoca que las gotas de saliva lleguen a la cara de la otra persona.

Los decretos tanto presidenciales como municipales prohíben consumir licor en lugares públicos, pero no prohíben que se compren las bebidas embriagantes para tomar en casa, pero hay que tomar todas las medidas de precaución porque esto va para largo en criterio del profesional de la medicina.

Dice Gómez que falta mucha conciencia de parte de la ciudadanía en la toma de las medidas y precauciones, lo que ha llevado a que esta pandemia haya cobrado la vida de muchos amigos y familiares en la población fronteriza, así como en el resto del departamento, la costa y el país.

-Publicidad-