Comunidad se organizó en brigadas y desarrollaron labores de limpieza del espacio y quitaron todos los elementos que sirven para propagar el zancudo que transmite el Dengue.
Comunidad se organizó en brigadas y desarrollaron labores de limpieza del espacio y quitaron todos los elementos que sirven para propagar el zancudo que transmite el Dengue.
-Publicidad-
-Publicidad-

De acuerdo con lo expresado por líderes de esta comunidad que aglutina más de 900 personas entre hombres, mujeres y niños, el riesgo es inminente, pues desde hace más de un mes vienen siendo golpeados por este virus que ha dejado al borde de la muerte a varios firmantes del proceso y sus familiares.

El médico Juan Carlos Toro, uno de los firmantes del proceso y quien permanece en la zona prestando ayuda a los pacientes, sostiene que lo peor ha sido la indiferencia de las instituciones del Estado tanto del orden departamental como el municipal.

Desde que descubrimos que estábamos siendo atacados por el dengue solicitamos a la secretaría de Salud de Fonseca y la del Departamento que nos prestaran apoyo para evitar desenlaces fatales con nuestra gente, pero la respuesta sigue siendo esperada un mes después de los primeros”, dice el médico Juan Carlos Toro.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-
Los Pondores, sector del municipio que está siendo afectado por el Dengue.
Los Pondores, sector del municipio que está siendo afectado por el Dengue.

Los voceros del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación –Etcr- que más de la mitad de la comunidad ha sido afectada, pero los realmente graves han sido diez pacientes de los cuales seis resultaron con dengue de alto riesgo y tuvieron compromiso visceral, los cuatro restantes fueron dengue clásico que se complicó y puso en riesgo la vida de esos pacientes. 

Los reincorporados señalan que por fortuna, ellos lograron que la comunidad se organizara en brigadas que desarrollaron labores de limpieza del espacio al que le quitaron todos los elementos que sirven para propagar el zancudo que transmite la enfermedad. 

A ese trabajo comunitario se suma el apoyo entregado por la fundación Mano Amiga de la Gran Colombia, la cual es una organización sin ánimo de lucro en la que están involucrados como directivos varios de los firmantes del Acuerdo de Paz que pertenecieron a las filas que operaron en las montañas de La Guajira y Cesar.

Juan Carlos Toro indicó que aún hay tiempo para que la institucionalidad se preocupe por la situación de salud de estos colombianos y se proceda lo más pronto posible a ordenar una fumigación contra el zancudo y disponer de las brigadas necesarias o los presupuestos para que la fundación de ellos tenga más posibilidad de actuar en el control del contagio viral que los afecta.