Aris Ibarra Miranda, hijo mayor de Arelis, cantándole su cumpleaños con el Mariachis.
-Publicidad-
-Publicidad-

En días pasados se agasajó a la dama carraipiuna Arelis Josefina Miranda Daza con motivo de su cumpleaños, espacio en donde vivieron momentos inolvidables llenos de amor.

Con las canciones mujeres divinas, es la mujer, cumpleaños, mátalas, felicitaciones, Aris homenajeo a su progenitora el día de sus cumpleaños en compañía de sus hermanos y algunos familiares y amigos.

Ella engreída y altiva era la mujer más feliz del mundo, porque además, de hacerlo bien, nunca había visto a su hijo con tanta propiedad cantar música mejicana.

-Publicidad-

Esa noche se recordaron momentos de antaño, hubo risas, anécdotas convirtiéndose en un momento agradable, demostrándose un cálido afecto de sus hermanos, hijos y demás familiares.

La cumplimentada aparece junto a su hija, Patricia, su nieto Ángel Gómez, su hijo mayor Aris, su yerna Jhojany Cotes, su sobrina Katya Pérez y su hija menor Dayana Ibarra Miranda.

Cuando el reloj iba caminando hacia la media noche llegó la sorpresa en su máxima expresión cuando, en medio de la reunión familiar, sonaron las notas alegres del grupo de Mariachis quienes llegaron para amenizar la celebración en honor a la cumpleañera.

La sorpresa alcanzó su éxtasis cuando la voz líder del Mariachi era de su primogénito Aris Ibarra Miranda. La sonrisa que iluminó el rostro de Arelis al escuchar la música reflejó la dicha y el cariño que colmaron ese momento tan especial.

También asistieron al festejo, Diana Toro, Arelis Miranda, Dina Toro, Emely Morelo y Emely Ibarra.

Los gestos de cariño y las muestras de aprecio fluían entre abrazos y palabras emotivas, expresando los mejores deseos. Arelis Miranda fue honrada con muestras palpables del amor incondicional que le profesan aquellos que tienen el privilegio de compartir su vida.

La cumplimentada acompañada de su hijo Aris Ibarra Miranda voz líder del Mariachis y demás integrantes; William Romero, Jorge Romero y Mauro Godoy.

Este acontecimiento sirvió como recordatorio del valor inmenso de la familia y la importancia de celebrar juntos cada instante significativo. Sin duda, esta celebración quedará grabada en los corazones de todos los presentes como un ejemplo vivo del poder del amor compartido en una fecha tan especial.